martes, 4 de enero de 2011

Perros famosos - 2 -

FOX, el perro de Mustafá Kemal Atatürk
El padre de la República Turca y de revolucionarias medidas de modernización del país andaba siempre acompañado por un weimaraner de color beige plateado. El weimaraner es un perro de caza parecido a los golden retriever o a los pointers, de tamaño mediano, unos 30 kg de peso y 65 cm de altura.
El cadáver de Fox, embalsamado por Necdel Pençe, se exhibe en el mausoleo erigido en homenaje del fundador de la República, en la capital, Ankara, por deseo y donación de la que fue su esposa durante dos años, Latife Irfan. Ella misma, junto con Kemal fue una precursora de la reforma que abolió la poligamia y estableció el matrimonio civil en 1926.


Y ahora tres perros famosos por aparecer en pinturas y dibujos muy visitados:

El perro que Velázquez puso en Las Meninas (1656). Al mirar el cuadro, en primer término se puede observar un perro, un mastín español; está en una actitud de reposo, sin inquietarse ni siquiera cuando siente el pie del enano Pertusato. Es un perro ovejero, de gran tamaño, de la zona de los Pirineos.


El perro que Durero (1471-1528) puso en su grabado El caballero, la muerte y el diablo (1513). Si bien aparece en un segundo plano, detrás de las patas del caballo, el escritor Marco Denevi lo coloca a la par de sus compañeros de retrato en un cuento titulado: Un perro en… que se puede leer aquí:
http://bibliotecaignoria.blogspot.com/2010/09/marco-denevi-un-perro-en-el-grabado-de.html


Mendieta, el perro de Inodoro Pereyra, al que su creador, Roberto Fontanarrosa (1944-2007) convirtió en inseparable compañero de andanzas de su amo. Con sus filosóficas intervenciones, es una especie de Sancho Panza de las pampas y un diplomático por naturaleza.

16 comentarios:

El Santi dijo...

Qué tres perros elegiste hermano...
El de Velázquez debe ser el mejor pintado del mundo. Y no lo digo por el realismo, muy por el contrario.
El de Durero es un despelote, como todo Durero.
Y Mendieta es el más grande de todos.
Qué lo parió...

Cuando puedas poneme al perro del Pulga, el de Peloduro, que también se las trae.

andal13 dijo...

Con lo que adoro los perros, ni te digo que me encantó esta entrada.
Concuerdo totalmente con El Santi.

Hmmm... Marco Denevi, el perro del grabado de Durero.. me suena.

Al rope de Velázquez lo tengo colgado en mi cuarto (el del Prado en una réplica).

Y Mendieta, un grosso!

Anónimo dijo...

Che faltan el Perro Santillan (pa los de idelogias fueraneas, el perro Martin Palermo, ya se que casi siempre la mete, pero igual es de madera.

Fernando Terreno dijo...

El Santi:
Me alegro que te gusten. Además del Pulga, falta P. el perro del Plato Donald...

andal13:
¿A quién creés que le debo la "inspiración" para incluir al perro de Durero?
Efectivamente, tu comentario me hizo acordar que venía derechito para agregar a esta entrada.
¡De modo que te corresponden una parte de los derechos (yo que pensaba escabullirlos)!

Anónimo:
Falta Santillán, Martín y varios perros que tienen ustedes también...
Y el SISOBRA, que así se llamaba el perro de mi viejo (en referencia a las ocasiones en que comía).

Gracias a todos.

Marple dijo...

NEGOCIEMOS, DON FERNANDO:)

No estuve de acuerdo con Oscar Wilde pero estos perros son geniales. Mi ídolo es Mendieta.
El cuento me gustó mucho.

abrazos

Fernando Terreno dijo...

Ña' Marple:
De acuerdo. (De paso le digo que el autor del blog ha robado mi retrato tomando mate de uno que usté sabía frecuentar...)
Guau Guau
Mendieta

El Santi dijo...

El día en que Mendieta, no se sabe por qué ni cómo andaba por los corredores del Louvre y vio ese grabado de Durero se quedó como duro el cuzco, y pensó en aquello de que una imagen vale más que mil palabras y se lo creyó, hasta que el Inodoro le leyó el cuento de Denevi y entonces Mendieta pensó: ¡Qué lo parió!

Anónimo dijo...

Fernando recuerdo mucho al perro mirando a la luna de Joan Miró. No sé si es famoso pero es caro.
Un abrazo.

Jorge Aloy dijo...

Yo soy aquél anónimo. Espero que salga el nombre ahora.

cr dijo...

Mendieta un grande y las picadas del Bar Mendieta que está sobre la costanera en Rosario casi llegando al puente Victoria, enormes y riquísimas.

Sisobra qué buen nombre.

Cecile Fernandez dijo...

Que linda temática!
Los perros trascienden los estratos sociales... en todos ellos siempre son fieles compañeros...
Incomparables te diré.
Me inspiraste para un final de historia del arte!

saludos =)

andal13 dijo...

No sé por dónde andás, porque hace día que no asomás el hocico (jijiji, qué ingenio el mío!) pero el que era muy perrero literariamente hablando era el fináu Saramago... En varias de sus novelas aparecen perros con roles importantes. No así en "El viaje del elefante", que como hasta el más abombáu se dará cuenta, trata de otro tipo de bicho.

Fernando Terreno dijo...

Jorge:
¡Lindo el pichicho ese! (Debería estar en esta galería)

cr:
Gracias por el dato, tomo nota. (Usted tiene la memoria del perro, "que nunca olvida ande come".)

Cecile:
Espero que el hayas pasado ese final.
¿Para cuándo una buena foto de perro en tu "otro" blog?

andal13:
un primorcito los dos cuadrúpedos... (están Dumbo y los elefantes que trajeron Darío el Persa y Aníbal el Cartaginés. En una de esas da para una serie de: "elefantes ricos y famosos...")

Muchos cariños a todos y en pocos días estaré nuevamente por aquí.
El Pulpero

SUSANA dijo...

Se borró mi comentario aquí, Fer! De verdad no entiendo qué pasó, y con lo bonito que era mi chisme sobre Las Meninas!

cr dijo...

Uf mi memoria es una desgraciada no se olvida de nada... igual soy bastante despistada.

Fernando Terreno dijo...

Susana:
Me quedé con las ganas del saber el chisme ese.

cr:
"...hay pocos como el OLVIDO: venenoso y saludable." (Jorge Marziali - Milonga del olvido).

Un abrazo