martes, 27 de septiembre de 2011

Frases de película -11-

Río Místico y El Gatopardo

Jimmy Markum (Sean Penn): Gracias por capturar a los asesinos de Katie. Ojalá hubieras sido un poco más rápido. Jimmy a Sean Devine (Kevin Bacon). En ese momento Sean descubre que el mismo Jimmy mató a Dave (Tim Robbims).

Río Místico (Mystic River), EEUU, 2003, Clint Eastwood, 137 min.
Los tres protagonistas fueron amigos en la infancia y la adolescencia. La vida los llevó por diferentes caminos y los reúne nuevamente el homicidio de la hija de uno de ellos. Bajo la apariencia de un policial clásico, y negro a la vez, se permite reflexionar sobre la violencia, las marcas del pasado, los prejuicios y sobre el origen del sistema legal norteamericano, nacido de la monarquía inglesa y de las ideas de Hobbes y de Loocke.
Hacia el final, se entretejen la aplicación de la venganza y la del sistema policial (jurídico) en un final abierto donde las instituciones muestran tanta ambigüedad como las personas en sus procedimientos.
Las memorables actuaciones fueron premiadas con sendos Oscar al mejor actor (Sean Penn/Jimmy Markum) y mejor actor de reparto (Tim Robbins/Dave Boyle).



Príncipe Fabricio di Salina (Burt Lancaster) —Estás loco, hijo mío. ¡Ir a mezclarte con esa gente! Son todos unos hampones y unos tramposos. Un Falconeri debe estar a nuestro lado, por el rey.
Tancredi Falconeri (Alain Delon) —Por el rey, es verdad, pero ¿por qué rey? Si allí no estamos también nosotros, ésos te endilgan la república. Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie. ¿Me explico?

El Gatopardo (Il Gattopardo), Italia-Francia, 1963, Luchino Visconti, 187 min.

Esta es la frase más conocida de la película. Ha dado origen a una expresión: el gatopardismo, con la que se denomina la conducta del que se adapta o cede una parte en una negociación para tratar de mantener su poder o posición. Curiosamente, no la dice el Príncipe, apodado El Gatopardo, sino su sobrino Tancredi.
El guión, muy respetuoso del libro, tiene otros momentos muy jugosos para los interesados en Ciencias Políticas:

Chevalley (Leslie French): La intención del Gobierno de Turín
es proceder al nombramiento de senadores del reino en la persona de algunos ilustres sicilianos. Se ha pensado en su nombre… Entonces, príncipe, ¿por qué no acepta?

Príncipe Fabricio di Salina (Burt Lancaster): Como usted no ha podido dejar de darse cuenta, no tengo ilusiones, y ¿qué haría el Senado de mí, de un legislador inexperto que carece de la facultad de engañarse a sí mismo, este requisito esencial en quien quiere guiar a los demás?

Chevaley es un remedo del gran artífice de la reunificación política italiana: el Conde Cavour, incluso en la película está caracterizado con un parecido notable. A los esfuerzos de incorporarlo como aliado político, el príncipe responde con su irónica y terrible honestidad. Completan el elenco, Paolo Stoppa, Claudia Cardinale, Rina Morelli y Lucilla Moriacchi. Estas últimas, como la esposa y la hija del príncipe. Las actuaciones son muy buenas, la de Burt Lancaster, superlativa.

.

7 comentarios:

FLACA dijo...

La película Río Místico me estruja el corazón de tal manera que me estremece recordarla.

Respecto a El Gato Pardo, justamente hoy Mariana tuvo que dar una clase en Análisis sobre la correspondencia entre las artes y tomó el vals en la película de W.Disney La Bella Durmiente, el ballet del mismo título de Tchaikovsky y la escena del baile en El Gatopardo. De cuántos modos se puede mirar una película,¿no?

Te dejo un abrazo grandote, y otro para Susy.

Fernando Terreno dijo...

Flaca:
Increíble casualidad. Ya mismo voy a tratar de subir un video con el vals que bailan en la película. Dicho sea de paso, entre otros, en El Gatopardo tocan un vals inédito -hasta ese momento- de Verdi.
Un abrazo para vos y los tuyos.

andal13 dijo...

Frasunes... Cómo me gusta que hagas estas entradas!

Me pasa lo que a la Flaca con "Río Místico"... Es más, no la quise ir a ver al cine porque no sabía si podría tolerarla (la vi en casa después).
"El Gatopardo" la tengo en el debe (es imperdonable, ya sé), pero me pasa como con otros clásicos, que he oído hablar tanto de ellos, que me da miedito verla, por temor a la decepción.
Es más probable que me anime con la novela.

Fernando Terreno dijo...

andal13:
Nada hay mejor que tener cosas en el debe, con más razón si parecen interesantes.
El Gatopardo, ya sea en libro o en película no te va a desilusionar. Y si lo hace (la película es un poco larga) la largás y a otra cosa.
Gracias y un abrazo.

andal13 dijo...

Ta. Cualquier cosa, le meto un chumbo al gato ése.

SUSANA dijo...

Aunque no he visto (creo) Río Místico y sí (varias veces) Il gattopardo, lucen muy acertados, convenientes y cómodos, juntos en este artículo. Las frases son muy interesantes! La película basada en la novela de Lampedusa “pegó” muy fuerte en Italia y precisamente esa frase que rescatás se quedó a vivir entre los italianos. En 1992 y a propósito del asesinato del juez antimafia Giovanni Falcone y los cambios que prometía el gobierno, nueve de cada diez italianos, te miraba a los ojos y decía con resignación su propia adaptación, estilo “todo cambia para que nada cambie”…curioso destino (o no) el de esas palabras.
Abrazos Fer!

Fernando Terreno dijo...

Susana:
Lo que contás de los italianos, me confirma que El Gatopardo es una especie de El Príncipe actualizado que, lamentablemente se puede seguir aplicando.
Un abrazo.