viernes, 5 de febrero de 2010

Elías Canetti - Marruecos

.

Turismo literario 1
Viajar. Viajar para aprovechar las vacaciones, por simple curiosidad, para conocer otros lugares, otros pueblos y su idiosincrasia, para huir del clima sofocante. O planear un viaje, hasta que diversas circunstancias permitan su concreción. Si es esto lo que deseamos, una de las formas más a mano para concretar nuestras fantasías o para enriquecer nuestros futuros caminos son los relatos de viajes.
El viaje literario nos permite conocer lugares a través de los ojos de otro y nos agrega una posibilidad deliciosa: la elección del guía es toda nuestra.

El destino de hoy es: Marruecos
Y el guía: Elías Canetti *

En su libro Las voces de Marrakech, relata sus impresiones de la ciudad durante su viaje por Marruecos en 1954. Son quince relatos cortos, todos muy sagaces y curiosos.
En Los Suks, describe el mercado y se detiene especialmente en el comercio originario, en el arte del regateo y la asignación de “el precio”. Mis encuentros con camellos es desgarrador y dulce a la vez. Cuenteros y escribanos remite al origen de la literatura y muestra un significado sorprendente de cosas que, por ser tan cotidianas, olvidamos.

Los fragmentos que siguen pertenecen a Los Suks:

No le estorba ni le cohíbe conocer exactamente su precio: lo guarda en secreto y nunca lo llegaremos a saber. Esto añade a la conducta del comerciante algo apasionadamente misterioso. Sólo él puede saber cuán cerca estamos de su secreto, y por ello ataja con ímpetu los golpes, de modo que la distancia protectora del precio jamás sea puesta en peligro. Para el comprador es motivo de orgullo no dejarse engañar, no consiste en una simple conversación, puesto que en todo momento tantea en la oscuridad. En los países que viven la moralidad del precio, allí donde dominan los precios más estables, comprar algo carece de todo arte. Cualquier tonto va y encuentra cuanto necesita; cualquier tonto que sepa contar puede evitar el engaño.

Es de desear que el tira y afloja de la negociación dure una pequeña y generosa eternidad.


Los suks se puede leer completo haciendo clic aquí:
http://www.escueladeescritura.com/espacio/4.1.5.htm
Mis encuentros con camellos, en este enlace:
http://www.patriciadamiano.blogspot.com/2009/10/elias-canetti-mis-encuentros-con.html

Si quisieran elegir otro guía para este país, está disponible Juan Goytisolo, con su libro Makbara.
Si tampoco este llenara sus expectativas, Royal Air Maroc y Air France, entre otras, los llevan a Casablanca y desde allí, en vuelos internos, a Rabat, Tetuán, Agadir y Marrakech, donde podrán ver los Suks sin intermediarios, sin olvidar visitar la medina y la plaza principal Djeema El Fna.
Y ya que pasamos por Casablanca, podemos hacerle una corta visita literaria acompañados, nada menos, que por Roberto Arlt en su espeluznante La cadena del ancla.

* Elias Canetti (1905-1994) nació en Rustschuk, Bulgaria, en el seno de una familia judía de origen sefardí. Su lengua materna fue el ladino, un dialecto del castellano. En 1911 su familia se trasladó a Manchester, Reino Unido. La muerte repentina de su padre en 1912 marcaría la trayectoria del escritor, que conservó hasta sus últimos días un miedo casi irracional a la muerte. Su madre, viuda y con tres hijos, decidió trasladarse a Viena, de manera que el alemán se convirtió en la lengua literaria de Canetti. En alemán escribió en 1936 la que sería su primera y única novela, Auto de fe. En 1981 recibió el premio Nobel de literatura. Entre sus obras, además de las citadas, destacan sus tres libros autobiográficos, La lengua salvada (1977), La antorcha al oído (1980) y El juego de ojos (1985).
.

4 comentarios:

FLACA dijo...

No podés imaginarte todo lo que viajo y he viajado desde hace años a través de los ojos de Bismar, un amigo, quien cuando hace los relatos parece que se encendiera y me dice "ya lo vamos a ver", lo que suscita mi carcajada.

Lo del arte de regatear y la imprecisión de los precios me lo había contado otra amiga, pero de Turquía.

Preciosa reseña la tuya. Y valiosa.Hoy he viajado contigo.
Un abrazo.

Marple dijo...

Hace años vi la película de Bertolucci "El cielo protector", basada en el libro de Paul Bowles.
Hace un mes compré el libro.
Ambos me gustaron muchísimo.
Es un viaje desde Tánger hacia el sur y aunque el objetivo de los viajeros es un viaje interior, describe los paisajes y la gente maravillosamente.
Disfruto África a través de cine y literatura pero ya sé que no encajo en ese continente:)
Gracias por el dato.

un abrazo

andal13 dijo...

Ah, qué maravilloso es viajar... Aunque sea en alas de la literatura.

Me recordaste "Campos de Níjar", de Goytisolo; siempre me dejó con ganas de recorrer el Cabo de Gata.

SUSANA dijo...

Qué libro seductor!
Me gustó especialmente ese fragmento que compartiste. Hay siglos de cultura en el comerciante y en el regateo. El autor capturó -bellamente- la tensión entre partes y ese "juego" en el que se pone en movimiento mucho más que una venta.

Muchas Gracias por el viaje Fer! Seguimos en Oriente...