domingo, 25 de abril de 2010

El tintero de la Bauhaus

El tintero diseñado en la Bauhaus
Ustedes con seguridad que no, pero alguno de sus abuelos puede haber usado este hermoso tintero. A su propia belleza añadía varios aspectos de suma practicidad: podía sostener la lapicera completa y en la semiesfera cercana a la tapa almacenaba la cantidad justa para mojar siempre a la pluma con la misma cantidad de tinta.
Fue uno más de los objetos que se diseñaron en la famosa escuela alemana de la Bauhaus, que funcionó de 1919 a 1933 y dejó una huella indeleble en el diseño.













Y si algún lector o lectora quiere quedar de maravillas con el autor de este blog, le digo que la estilográfica Pelikán Souverän 600 me parece hermosa y es una de mis preferidas.
.

7 comentarios:

FLACA dijo...

Sólo los de nuestra generación y mayores podrán comprenderte. Mis alumnos no tienen ni idea de qué es un tintero, menos aún de qué es una pluma.Lamento no haber guardado como recuerdo ninguna de las dos cosas.

En las escuelas públicas de Uruguay todavía se conservan y se usan los viejos bancos varelianos que , en el medio del pupitre, tenían un agujero para poner el tintero. Preguntan para qué es ese agujero allí.
El no escribir más con pluma y tinta - lo que fue una gran liberación- estoy segura de que es una de las causas de las letras horribles que tiene la gran mayoría de los jóvenes y de las espantosas faltas de ortografía,porque escriben como viene la mano sin prestar atención.

Nunca había visto un tintero de esos, pero me encantó. Me hiciste acordar de mi impaciencia cuando no podía salir a jugar a la vereda hasta no terminar los deberes de la escuela, perfectos y prolijos,y justo cuando estaba terminando se me hacía un borrón y tenía que empezar a hacer todo de nuevo.

Fernando Terreno dijo...

Flaca:
No quisiera deschavarme pero he usado ese tintero y también los "involcables" que se ponían en esos agujeritos que vos decís.
Este ataque de sinceridad me deja sin poder alentar siquiera fantasías con/de algunas lectoras jóvenes. Será de dio, será.
Un abrazo.

andal13 dijo...

¡Justo ahora me venís con esto, que me estoy por abrir las venas con un plumín! Comencé a dibujar (a intentar, bah) con pluma en el taller, y da tremendo laburo... Y con pluma de verdad, nada de pluma fuente...

En otro orden de cosas, me encanta la Bauhaus.

Y en otro desorden de cosas, ya arreglé el asunto de mi blog (había programado la entrada, y no estaba presente cuando se publicó; no sé qué pasó que no habilitaba comentarios).

cr dijo...

Belleza.
Cuando tenga una casa un poco más grande y un escritorio cómodo trataré de conseguir uno de esos tinteros y sus plumas. El tema de los manchones creo que nunca podré superarlos, lo llevo en los genes.

La Bauhaus fue uno de mis primeros acercamientos al arte, y sigue entre mis preferidos.

De paso aviso: hay una muestra de Futurismo en PROA.

Fernando Terreno dijo...

Andrea:
¡Plumín! Qué bueno. Esperamos ver alguna obra.
Cecilia:
Gracias, pondré la proa a PROA.

América dijo...

jajaja....Es una belleza,y te digo una obra de arte,de coleccion.

Un abrazo.

andal13 dijo...

Fernando, ya colgué varias obras "entintadas" en mi blog (varias dos).