miércoles, 28 de julio de 2010

Salsa histórica

.
Salsa Carbonara
Los carbonarios pertenecían a una sociedad secreta creada a principios del 1800 en Italia, entre cuyos primeros objetivos estaba el de oponerse al absolutismo, a la restauración monárquica y a la Santa Alianza. Eran la avanzada progresista de la burguesía, nacionalista, anticlerical y liberal, que tuvo su máximo protagonismo en las revoluciones de 1820 y 1830.

Después de esas derrotas algunos de sus miembros -entre ellos Giuseppe Mazzini y Giuseppe Garibaldi- formaron otra sociedad secreta, la “Joven Italia”, cuyo objetivo se consiguió parcialmente, muchos años después, con las victorias sobre los ejércitos del Papa y la Iglesia Católica que concluyeron en la unificación de Italia.
Al parecer los carbonarios comían con frecuencia los spaghetti acompañados con esta preparación. De allí viene la pasta “alla carbonara”, no como dicen algunos de la comida de los soldados norteamericanos en la Segunda Guerra Mundial en 1944 (todos los imperios creen que el mundo nace con ellos y que no ha habido nada detrás). Allá usted, puede creer y comer lo que quiera, pero si desea probar la receta original, es así:

Ingredientes (para cuatro personas)
3 huevos
3 dientes de ajo (partirlos al medio para sacarles el cabito)
100 gr de queso rallado (en Italia mezclan pecorino y parmesano, pero va cualquiera)
180 gr de panceta
500 gr de pasta seca (la que les guste)

En un bol batir bien los huevos y el queso sin que se formen grumos. Si es necesario para que no quede muy pastoso se agrega un poco de leche y/o crema (si no les gusta a puristas y ortodoxos se van a comer a su casa).
En una sartén se dora la panceta cortada en tiritas o cuadraditos y se deja a un costado hasta que la pasta esté lista (si hay acuerdo entre los comensales, se puede dorar los ajos en un poco de aceite y retirarlos antes de poner la panceta). Mientras tanto mirar de reojo como va la cocción de la pasta que hemos colocado en abundante agua hirviendo.
Cuando esté lista, bien al dente, se la mezcla con la panceta y el fondo de cocción y se agrega el batido revolviendo con cuchara de madera hasta que coagule formando una crema. Esto se hace en una olla o sartén grande, puede ser la misma en que se doró la panceta o en la que se cocinaron los fideos, previo tirar el agua de cocción y dejando un poco de fuego para que todo se mantenga a punto.
¡Ya está! ¡A la mesa que se enfrían! No se olviden de moler pimienta negra sobre los platos y agregar sal a gusto los que no tengan problemas con ella. Algunos esparcen un poco de perejil picado, no en mi plato, por favor.
Me olvidaba: los ajos, se sirven en platito aparte para solteras/os o parejas de larga data (no aconsejable para los primeros escarceos).

.

10 comentarios:

Cecilia Fernandez dijo...

Que interesante resultan los orígenes de las cosas, no?
Gracias por el dato!
Saludos. =)

Marple dijo...

Linda receta para las que sabemos cocinar poco!
Gracias.

andal13 dijo...

Bueno, vine a leer tu entrada después de haberme incorporado, como corresponde al día de la fecha, un buen plato de ñoquis.
Me encantó saber el origen de la carbonara... Ahora bien, ¿la puede preparar y comer cualquier persona, aunque milite en otras filas?

;-)

FLACA dijo...

Esto es lo que yo llamo una receta con historia. Ya se me está haciendo agua la boca. La próxima vez que compre fucile (¿se escribirá así?)la pongo en práctica.
Brindaré a tu salud por proporcionar a tus trabajadoras amiguitas recetas gustosas, rápidas y económicas para cuando, cansadas ya de la larga jornada, no tenemos ganas de cocinar para la cena.
Un abrazo.

Fernando Terreno dijo...

Cecilia F.:
Me alegro que te guste.
Marple:
Esta es fácil en serio. A probar, en todo caso con la mitad.
Andal13:
En absoluto. Los progres, carbonara; los monárquicos, alla Principe di Napoli; los melómanos, Gran Caruso; los afrancesados, a la parisienne. A cada uno lo suyo.
Flaca:
En serio, se hace en 20 minutos. Lo que no sé, es si después uno odia o ama a los carbonarios...

Un abrazo a tutte.

andal13 dijo...

Ah, ya me parecía.
Y habrá quiénes prefieren alla puttanesca, no?

Marple dijo...

Hay una historia muy interesante debajo del plato de fideos:)
Parece que el Rey Fernando I de Nápoles adiestró al gato para que comiera fideos, ya que es sabido que ningún gato desprecia la panceta.
Si ésto no está en Google se debe a que todo lo de los carbonarios era muuuy secreto:)

abrazos

PD) hasta un plato de fideos me lleva al Google.
La Pulpera es la puertita que da a una inmensa biblioteca.

Fernando Terreno dijo...

Andal13:
Por supuesto, es una de mis predilectas.
Marple:
¡Qué sacrílego mi tocayo!

América dijo...

Hola!...Mira tu por donde el origen de la carbonara,eres curioso y eso es tan bueno para tus lectores!,me llevo la receta original.

Abrazos.

Fernando Terreno dijo...

América:
Te hacía de vacaciones y es una sorpresa encontrarte por acá. Que las disfrutes mucho.
Un abrazo