miércoles, 19 de diciembre de 2012

Faros


Los faros fueron los primeros elementos creados por el hombre como ayuda para la navegación. En la antigüedad el comercio florecía en el mediterráneo y los barcos hacían viajes cada vez más largos, que duraban varios días con sus noches.
Las navegaciones eran, principalmente, a vista de costa, con cartas rudimentarias, en base a derroteros pasados de boca en boca, por lo que la pericia de los capitanes era fundamental y los más diestros alcanzaban fama y un lugar prominente en la sociedad. Taran el Cretense, por ejemplo, siendo de Alejandría, dominaba la zona de la isla de Creta.


Ptolomeo II de Egipto terminó de construir, en el 280 AC, una torre de mármol de 130 metros de altura para que sirviera de guía a la entrada al puerto de Alejandría y en la que se mantenía un fuego encendido para su utilización durante la noche. Esta torre se convirtió en el primer faro que se conoce, el famoso Faro de Alejandría, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.
El nombre genérico faro viene, justamente, de la isla de Pharos que está frente a Alejandría y se une a ella por una escollera que planificó Alejandro Magno al fundarla, en el 330 AC.
Le siguieron otros:
·         El de Chipiona, Cádiz, España, en 139 AC, que señala la entrada del Guadalquivir.
·         El de la “Torre de Hércules” en La Coruña, España, construido en los tiempos del emperador Trajano y que todavía se encuentra en funcionamiento.
·         Pocos años antes del 1300, Jaime II ordenó la construcción del “Turus Faraone”, actual faro de Porto Pi (Palma de Mallorca, España).

Desde el fuego de los primeros a las estaciones automáticas actuales hubo grandes progresos en el modo de emitir y concentrar la luz de los faros, lo que no ha cambiado es la fascinación que producen y de la que hay numerosas muestras en todas las artes, en especial en la pintura y la literatura.
El faro del fin del mundo (1905), novela de Julio Verne, se desarrolla en el Faro de San Juan del Salvamento que se construyó en 1884 en la Isla de los Estados (Provincia de Ushuaia e Islas del Atlántico Sur, República Argentina).
Ya no es el más austral de todos los mares pero la novela lo inmortalizó como el del fin del mundo. Ha sido reconstruido recientemente, después de haber estado inactivo desde 1899.
Una réplica del mismo y uno de los dos únicos originales de la novela de Verne se pueden ver en el Museo Marítimo de Ushuaia.


Uno de los faros más intrigantes es el que remata la cúpula del Palacio Barolo, ubicado en la Avda. de Mayo 1370, en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires. El edificio, una joya arquitectónica, cuyo propietario, el industrial textil Luis Barolo encargó al arquitecto Mario Palanti, empezó a construirse en 1919, inaugurándose en 1923. Su diseño es un homenaje a Dante Alighieri y la Divina Comedia. Al parecer estuvo pensado para guardar en él las cenizas del escritor, lo que explicaría las tres partes en las que está dividido (Infierno, Paraíso y Purgatorio) y el hecho de que el faro no emita señales luminosas (ya que las almas se arreglan con su propia luz).
 

Las historias de los faros han llenado páginas memorables con misterio y aventuras; arrancado lágrimas con actos de heroísmo de los fareros evitando naufragios en noches de tormenta y desatado las fantasías de muchas almas solitarias deseosas de huir del mundanal ruido.
Personalmente, sobre el punto, prefiero las viñetas humorísticas o algunos temas musicales, como Cada loco con su tema, de J.M. Serrat, que dice:
Prefiero los caminos a las fronteras
y una mariposa al Rockefeller Center
y el farero de Capdepera
al Vigía de Occidente.

Cualquiera que sea nuestra relación con los faros, ojalá alumbren por mucho tiempo y señalen los mejores caminos que cada quien desee recorrer.
La primera parte de esta entrada es una adaptación de un artículo titulado “Pharos”, de1987, cuyo autor es el Lic. Carlos Pedro Vairo, actual director del Museo Marítimo de Ushuaia, a quien agradezco desde acá mismo.
Un artículo completo sobre El faro del fin del mundo se puede ver en este enlace:
http://www.jverne.net/analiterarios/farofinmundo.htm
Sobre el faro de la Punta de Capdepera, Mallorca, España, hay información en esta página:
http://vtebfaros.blogspot.com.ar/2009/12/faro-de-capdepera.html
El Palacio Barolo tiene su propia página:
http://www.pbarolo.com.ar/

Las fotos y dibujos corresponden a los faros de: Colonia (R.O. del Uruguay), Alejandría, Palacio Barolo y Capdepera. La viñeta es de Roberto Fontanarrosa.
.

5 comentarios:

América dijo...

Querido Fernando:
Por fin puedo dejarte comentarios,resuelto el inconveniente.
En cuanto a tu articulo,yo tengo una visión muy romántica de los faros, señalan el regreso y borran las despedidas.Ojala perduren en el tiempo como hasta ahora unos cuantos,con tanto adelanto en la tecnología quien sabe,y nada podrá sustituir esa figura tomando forma en la distancia.

Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo 2013.

Un largooooo abrazo!

Fernando Terreno dijo...

Querida América:
Que te guíen los mejores faros (esos que, cada tanto, nos dejan perdernos un poquito...).
Muchas felicidades para vos y espero tus villancicos o esas preciosuras que ponés en tu tablao flamenco.
Un abrazo

América dijo...

Querido ya está publicado,y déjame decirte que me acorde de ti a la hora de seleccionarlo.Te sorprenderá.

Susana Peiro dijo...

Esta entrada es un bonboncito, rico y con gusto a poco. (Y se lleva de maravillas con mi esperpento "La Nave de los Locos"! en Modelo 2013)

Ahora, ese faro en la cúpula del Barolo, definitivamente se me escapó, y mirá que suelo estar atenta a la historia de esas joyitas de principios de siglo! Gracias Fer! Ya me tragaré un bache o terminaré estampada en una columna mirando hacia arriba en la Avenida de Mayo!

Un fuerte abrazo Querido Amigo y lo mejor para Vos y tus seres queridos!

Fernando Terreno dijo...

Susana:
Tu "Nave de los locos" me dio vuelta y ahí nomás le pedí al capitán que me aceptara como pasajero.
Te digo más, te estoy escribiendo desde aquí. La navegación es de lo más tranquila. Tengo a mi lado a Napoleón y a Josephine Baker. ¡Nos estamos divirtiendo A LO LOCO!
Lo mejor para vos y un abrazo.