lunes, 21 de abril de 2014

Perfume francés

  
Aunque originarios de Egipto, en nuestra imaginación los perfumes están asociados a Francia y en particular a París. Hay sobradas razones para esto: la industria francesa de aromas y fragancias tiene varios cientos de años consolidando la exquisitez de sus productos.

Muchas de las marcas consagradas hacen referencia a París en su nombre:
Paris, que salió al mercado en 1983, y Parisienne, más reciente, ambos de Yves Saint Laurent.
Paris Hilton, la heredera de la cadena hotelera tiene su propia fragancia en el mercado desde hace un par de años.
Soir de Paris, de Bourjois, creada en 1928
Rococco à la Parisienne, creada en 1887 por la casa Guerlain, quizás la más antigua con nombre alusivo.





Otras hacen referencia a lugares emblemáticos de París o llevan como nombre la dirección de la boutique que las fabrica:
24 Faubourg, de la casa Hermès, situada en el 24 de la ahora calle emblema de la alta costura: Rue du Faubourg Saint-Honoré.
31 Rue Cambon, de Chanel, es la dirección de la principal boutique de la firma.
Jardins de Bagatelle, creada por la casa Guerlain en 1983, lleva ese nombre como homenaje a los jardines de un castillo del Bois de Boulogne.
Champs-Élysées, de 1996, por la famosa avenida parisina donde en el Nº 68  tiene su sede la Maison Guerlain.
 

Y ya que estamos con la casa Guerlain, en 1933 le encargaron que creara una fragancia para celebrar la creación de la compañía de aviación comercial Air France (una fusión en una sola línea de bandera de las cuatro principales compañías francesas de ese momento).
Jacques Guerlain -perfumista y gran lector- era amigo personal del piloto y escritor Antoine de Saint Exupery que acababa de sacar Vuelo nocturno, novela donde narraba su experiencia como piloto de Aéropostale y de Aeroposta Argentina en los cielos de la Patagonia entre 1929 y 1931. De allí salieron la inspiración y el nombre de la que fue por mucho tiempo una de las fragancias más emblemáticas de Guerlain: Vol de Nuit.

Como correspondía a su época, la puso en un precioso frasco de diseño art-deco donde podemos adivinar las hélices que equipaban a los aviones de entonces. Jacques decía que su idea era que la fragancia se pudiera leer con tanta emoción como la que provocaba el aroma que emanaba de la novela.

.

9 comentarios:

América dijo...

Así estaremos que mientras te leía Fernando, inmediatamente llego a mi memoria la novela "El perfume"de 1985 ambientada en Francia y la habilidad del protagonista para crear fragancias,una historia escalofriante pero que nos remonta a los aromas,lo que evocan y todo lo que se necesita para lograr un perfume jajajaja...
Besos amigo...

Fernando Terreno dijo...

Tomaré en cuenta tu comentario y pondré "El perfume" en mi lista de recomendados...
Un abrazo y gracias.

Fernando Terreno dijo...

América:
Si hacía falta algo más para relacionar a Francia con los perfumes, después de tu comentario recordé que Balzac, en 1837, escribió una novela donde el protagonista, César Birotteau, es un perfumista: "Grandeza y decadencia de César Birotteau, perfumista".
Es una de las más conocidas de La comedia humana, y no está sólo en esa como personaje, sino en otras de la saga.
Él o algún pariente suyo, porque don Honorato fue pionero en eso de poner a un mismo personaje en diferentes novelas, o a parientes, o seguirlos a lo largo de sus vidas, cosa que tomaron después desde Faulkner hasta Los Simpson pasando por todos los autores de policiales y...
Un abrazo

FLACA dijo...

Uy, uy, uy....¡Qué glamour!... Quiero todos, jajajajaja. Pero más quisiera compartir con Ustedes algún Malbec o algo parecido. Hablando en serio, los extrañamos; nos hubiera gustado un encuentro en verano o en Turismo. Siempre estamos a tiempo. Un fuerte, fuerte abrazo.

Fernando Terreno dijo...

FLACA querida
Algo parecido: Unos salamines "Nina Ricci" (así dijo mi hermana una vez oliendo unos caseros), con un extracto de Malbec (acabás de crear una fragancia que será un éxito). Aunque por el perfume, yo prefiero la esencia de uva Frambua (acá le llamamos uva "chinche", esa con la que hacen el Caluva).
Al final, nos reíamos con el perfume del Pepe y vamos a terminar copiándolo.
Ojalá nos veamos pronto, avísame si hay algo que nos dé el pretexto o el empujón. Lo mismo si vienen por acá.
Cuatro abrazos.

juan pascualero dijo...

Soy alérgico (al perfume, no al Malbec). Me adhiero al encuentro. A propósito, hace poco estuve por sus tierras, aunque un poco lejos (como consta en "el cuchillo del herrero")... perdón por el chivo, pero casi no pasa nadie. Abrazo.

Fernando Terreno dijo...

juan pascualero:
Estuve en "El cuchillo del herrero" viendo las fotos. Te dejé dos preguntas (hace como 1 mes) sobre un par de fotos de la 4a entrega, pero se ve que no quedó el comentario.
Las vos a repetir allá y aquí:
¿Dónde pusiste "tu" restaurant? y ¿a qué ciudad corresponde ese monumento tan moderno de inox.?
En cuanto al viaje que se mandaron: ESPECTACULAR
Ojalá se dé lo del encuentro. Conservemos los deseos y un poco de sed y apetito para esa ocasión.
Un abrazo.

Susana Peiro dijo...

Una gran contribución al asunto de relacionar perfumes y Francia, lo hace mi perfumera de cabecera, impecable dama que habla un “coupage” de francés y español muy enredado. Poco dispuesta a aprender nuestro idioma, a la hora de comprarle hay que ir preparada/o. Te salta a la yugular si pronunciás mal una marca en franchute o peor, te endilga una larga explicación con su media lengua. Total que si no entraste decidido, más te vale un ¡voilà! oportuno y ponerte a salvo. Eso sí, querido Fer, nunca, pero nunca, usaría un Paris Hilton…ni se lo pediría a mi malhumorada perfumera!

Fernando Terreno dijo...

Susana Peiró:
Yo sabía que alguien me iba a "saltar a la yugular" por la cita de Paris Hilton... y que sobradas razones tendría...
Pero sucedió que Van Vert (que usaba Greta Garbo), Femme de Rochas (Eva Perón), Chanel Nº5 (Marilyn Monroe), Acqua di Parma (Ava Gardner y Audrey Hepburn), Caleche de Hermès (Elizabeth Taylor) NO tienen una mísera alusión a París.
Espero que esto mitigue la cuestión y, me alegro, que nos hayas mantenido en el misterio el perfume que usás o te gusta. Dicho sea de paso a mí me gusta mucho (ahora que viene el invierno y para damas) el Mystere de Rochas.
Un abrazo