viernes, 11 de septiembre de 2009

Reinas de pueblo grande (humor)

.

Reinas de Pueblo Grande

De la Europa antigua nos ha llegado la costumbre de elegir Reinas (y Reyes) asociadas con festividades diversas.
En las Galias se elegía y coronaba el Bardo o poeta del año, hermosamente mostrado en esa fantástica fuente de historia que es Asterix. La tradición la continúan los galeses que tienen un certamen anual lírico poético, el Esteiffod, en el que eligen al ocupante –por un año- del sillón del Bardo.

Los modernos concursos de belleza femenina comenzaron a mediados del siglo XIX en EEUU y llegaron a transformarse en negocios y marcas comerciales que compiten entre ellas: Miss Mundo, Miss Universo, etc. La práctica se extendió a niñas de menos de 10 años, como muestra la película “Pequeña Miss Sunshine” y su parodia en un episodio de Los Simpsons: “Little Miss Springfield” donde Lisa compite hasta "la final".

En nuestro país, la República Argentina, elegimos Reinas de Festividades de todo tipo y color, algunas de las cuales, son culminación de un largo proceso de selección de Reinas locales, departamentales y provinciales que finalmente concluyen con la elección de Reinas nacionales.
Tenemos fiestas (y Reinas) del Trigo, del Ternero, del Trabajo, de la Primavera, del Maíz, de la Vendimia, del Poncho, de la Aceituna, del Ajo, del Arándano, del Buñuelo, del Algodón, y de todo aquello que se les pueda ocurrir. Cada fiesta tiene su Reina… con alguna excepción, como veremos a continuación.

La excepción es la Ciudad de Oncativo, Provincia de Córdoba, donde se realiza la Fiesta Nacional del Salame Casero.
Con una muestra del exquisito gusto que los caracteriza y anticipándose a esos aviesos y taimados santafesinos (que ya estaban prestos a la diatriba y la cargada malévola) los habitantes de la ciudad cordobesa declinaron elegir a su Reina. No hubiera sido elegante de su parte elegir a la Soberana del citado chacinado, porque esa palabra está asociada a fuertes connotaciones sexuales y, por otro lado, se hubiera prestado a confusiones acerca de las cualidades que adornaban a la elegida.
En su lugar, eligen al REY del SALAME, que es otra cosa.
No, en absoluto, no es lo que están ustedes imaginando; se trata del artesano elaborador que, a juicio del jurado, los fabrica más sabrosos.
¡Córdoba, siempre de temporada!


Nota: Silvina Garré es autora de una canción, de donde tomé el título para esta entrada, que además de hermosa la canta muy bien. Pueden buscarla en la red o escucharla en:
http://vagalume.uol.com.ar/silvina-garre/reinas-de-pueblo-grande.html



La yapa:
Un amigo, (de Pellegrini Pcia. de Santa Fé), me ha hecho llegar este comentario, con el título de Separemos la paja del noble cereal
En algunos lugares donde se elige la Reina del Trigo, se vota entre la muchachada, -fuera de concurso-, al Rey de la...(lo que queda luego de separar las espigas). ¡Hay que ver la cantidad de candidatos que hay!
.

8 comentarios:

juan pascualero dijo...

Tal cual, parece una imágen de Sto.Pepe. También parece que en todas partes se cuecen deshechos de cereal. Un abrazo.

andal13 dijo...

¡Juajuajua! Casi me desgracio de la risa (menos mal que tenía el desodorante de ambiente a mano!)

Al Rey del Salame me imagino que le dan un trofeo con forma de chacinado, no? "El Salame de Oro"!

¿Y qué cetro le dan al Rey de las Briznas?

América dijo...

Perdona que te cite aquí tambien "Elegimos Reinas de Festividades de todo tipo y color, algunas de las cuales, son culminación de un largo proceso de selección de Reinas locales, departamentales y provinciales que finalmente concluyen con la elección de Reinas nacionales.".....(Le sumo las ansiadas coronas que hay que obtener en el Mis Universo.)

En la ciudad de de Oncativo lo tienen claro, el REY del SALAME,las expectativas reales,un rey para lo que se necesita,el otro Rey pues hay para todo.

Leo Carballo dijo...

Dos semanas sin pasar y mirá de todo lo queme perdí, Fernando! Cada nota es un placer, y una noticia. Pero por sobre todo, no puedo dejar de preguntarme como el amigo del piso de arriba por el bastón del ganador de dicho concurso. Y me lo imagino móvil.
Un abrazo.

SUSANA dijo...

Muy bueno Fer!
Antes que nada, te cuento que esta cordobesa de Río Cuarto, conocía la celebración de Oncativo, ejem!aunque por supuesto me he divertido a lo grande mientras te leía. En la actualidad "disfruto" de la Fiesta de la Vendimia, que también tiene sus perlitas...sobre todo porque las aspirantes al cetro difícilmente conozcan una planta de vid o cosecharan un grano de uva en su vida! (salvo honrosas aunque dudosas excepciones)

Simpatiquísimo post Amigo!
Un abrazo!

MISS MARPLE dijo...

Fernando:
copio la canción porque me parece superior a todo comentario que yo haga.
Siempre creí que los concursos de "misses" eran una forma de hacer negocio , jugando con las ilusiones de chicas incentivadas, muchas veces, por madres frustradas.




En aquellas noches largas
nos contábamos los sueños,
escuchábamos James Taylor con pasión
y estábamos tan impacientes por crecer
y viajar y viajar lejos.

En aquellas noches largas
fumábamos demasiado,
movíamos los brazos como alas
y trasnochábamos hasta que el rimel se corría
y no había más promesas.

Eramos como reinas del pueblo grande
y creíamos en Dios
y creíamos en Dios.

En aquellas noches largas
todo era más difícil
nuestra vida era ansiosa y controlada
y hasta soñábamos con ser felices
y escapar del diablo a tiempo.

En aquellas noches largas
alguien lloró de más
y otros tragaron dulces lágrimas
y con el tiempo todos olvidaron los motivos
excepto vos y yo.

Fernando Terreno dijo...

En agradecimiento a todos los comentarios pensaba invitarlos al Festival del Buñuelo (Navarro - Pcia. de Buenos Aires), pero, como una ayuda a la conservación de la silueta, buscaré otras ofertas.
Por acá tenemos un próximo Festival Internacional de Teatro y en Rosario se hace para esta época uno de poesía. Con seguridad esta última no engorda, a juzgar por la cantidad de poetas flacos...
Les deseo a todos buenos festivales y que se mantengan lejos de las monarquías.
Un abrazo

andal13 dijo...

¡Ay, yo que tenía la ilusión de ser elegida la Reina del Buñuelito de Lechuga...!