miércoles, 16 de febrero de 2011

Hermanos Expósito - Destino de tango

Homero, Virgilio… y Ovidio
Cuando Manuel Expósito y su esposa Rafaela del Giudice Cafaro eligieron los nombres de sus hijos les dejaron un claro mensaje indicando el camino que soñaban para ellos: la poesía, la música y las artes. Si le agregamos que crecieron en Zárate –Provincia de Buenos Aires–, debemos incluir al tango entre esos sueños.

Homero Aldo Expósito (1918-1987) fue un poeta y letrista de tango de excepción.
Virgilio Hugo Expósito (1924-1997) músico y pianista formó una dupla autoral increíble con su hermano, empezaron a componer a los 12 y 17 años. A los 14 y 20 respectivamente, compusieron Maquillaje y al poco tiempo Naranjo en Flor.
Luis María Ovidio Expósito (1928-1992), el tercer hermano, zafó del mandato familiar y no se dedicó ni a la poesía ni a la música.
Todos eran dueños de una vasta cultura, nacida en una no menos sólida recibida de sus padres, Don Manuel era anarquista y anticlerical, pero flexible como para permitir que Homero cursara su bachillerato en el Colegio San José, en Buenos Aires; y que Virgilio se formara en música clásica con el violinista alemán Juan Elhert y cursara el secundario en el Liceo Militar de Escobar donde era profesor un conocido músico: Alberto Ginastera.

Hay mucho de misterioso y de creativo en los nombres. Creo que ponemos en ellos algo así como un mensaje cifrado o un “extracto” de nuestros deseos, de lo que fuimos, de lo que amamos, de lo que somos y queremos ser. Sobre el valor constitutivo del nombre Borges dice:

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’

El camino o el destino, como el de los héroes clásicos, les venía señalado desde la cuna. Fueron el héroe, el juguete de los dioses, el que tiene ya su camino marcado del que no se puede salir. Por suerte para nosotros, al costado dejaron una pléyade de temas memorables. Por citar algunos: Absurdo, Afiches, Chau... no va más, Fangal, Farol, Flor de Lino, Maquillaje, Naranjo en Flor, Pequeña (Homero con O. Maderna), Pigmalión, Percal, Trenzas, Sexto Piso, Yuyo verde y Vete de mí.



Homero, poeta y rapsoda griego, siglo VIII aC.
Virgilio, poeta romano (70-19 aC.), autor de la Eneida.
Ovidio, (43-17 aC.), poeta romano, autor de El arte de amar y de Las Metamorfosis.

Luis María Billy Cafaro (1936), el autor de la taquillera Pity Pity, de Marcianita y de Bésame Pepita, era primo de los Hermanos Expósito. Se ve que la vena artística circulaba por toda la familia y Billy grabó algunos temas con la orquesta “Jazz Club” que dirigía en Zárate su primo Virgilio.

Las ilustraciones, de arriba hacia abajo son:
Homero Expósito por Cejas.
Virgilio Expósito en la carátula de un vinilo.
La partitura de Naranjo en flor, dedicada por V.E. al Mayor Machiavello.
.

18 comentarios:

Marple dijo...

Es verdad: hay algo misterioso en los nombres y una extraña fascinación por la rosa en la literatura.
Creo que las palabras de Julieta en el balcón tiene mucho que ver que este tema:


"Sólo tu nombre es mi enemigo! ¡Porque tú eres tú mismo, seas o no Montesco! ¿Qué es Montesco? No es ni mano, ni pie, ni brazo, ni rostro, ni parte alguna que pertenezca a un hombre. ¡Oh, sea otro nombre! ¿Qué hay en un nombre? ¡Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquiera otra denominación! De igual modo Romeo, aunque Romeo no se llamara, conservaría sin este título las raras perfecciones que atesora. ¡Romeo, rechaza tu nombre; y a cambio de ese nombre, que no forma parte de ti, tómame a mi toda entera!"

Sería muy gracioso que existiera un libro "En el nombre del malvón" o una película "La dalia púrpura del Cairo"
Hay discriminación hasta en los jardines!!!

Alguien se puede acordar de Billy Cafaro? Yo sí!!!!Siempre creí que era italiano...no sé por qué. . Tuvieron que pasar como 50 años para que vos me desasnaras:)
Aguante La Pulpera!!!

Fernando Terreno dijo...

¡Extraordinario!
"En el nombre del malvón" o "La dalia púrpura del Cairo"...
¡Qué abuso de rosas! ¡Grande Marple!

Una poeta argentina, que fue profe mía, Elena Siró, tiene un poema (al que le puso música Damián Sanchez, otro grande) que se llama "Destituyo las rosas".

Un abrazo

andal13 dijo...

Siempre me llamó la atención la elección de los nombres de los hermanitos Expósito (un apellido cuyo origen podría dar lugar a una columna), y eso que no conocía al Ovidio.

Podríamos hacer una investigación sobre nombres "predestinados".


"¡Sí, Rosas, te maldigo! Jamás dentro mis venas
la hiel de la venganza mis horas agitó:
como hombre te perdono mí cárcel y cadenas;
pero como argentino las de la patria, NO."


Sustitúyase "Rosas" por "Margaritas" y véase el resultado.


¡Jijiji!

Fernando Terreno dijo...

Lo del tercer hermano lo escuché a un par de personas que los conocieron pero no pude corroborar fehacientemente su verdadero nombre. Uno dice que se llamaba Ovidio y el otro que se llamaba Luis María y que le decían "Ovidio", medio en broma, los amigotes.
Sí es seguro que había un tercer hermano y que estaba al frente del negocio de la familia, una confitería en Zárate (alguien tenía que "levantar la cosecha..").
Para colmo, al averiguar, me encontré con un Luis María en la familia, ¡y resultó ser Billy Cafaro!

Guillermo G dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Santi dijo...

Digo, qué guachos no? Qué maravillosa producción de tangos.

Lo de los nombres... Me hizo acordar a mujeres que amaron a hombres de los que detestaban el nombre. Y las cosas no caminaron al final.Es más difícil cambiar el nombre en nuestro interior que cambiar los genes.

También recuerdo a la familia Vilariño:

Idea, que debió haber sido filósofa y en cambio fue poeta.

Poema, que debió haber sido poeta y solamente fue un ser sufriente y depresivo, como Idea pero sin poesía...

Numen, que buscó siempre el Numen de la música sin llegar a encontrarlo.

Alma, que vivió siempre torturada por su cuerpo.

Azul, el único que haciendo honor a su nombre subió tempranamente al cielo.

Así que los padres muchas veces se equivocan con los nombres.
O los nombres se mezclan y hacen lo que quieren, para demostrarnos que no podemos torcer el destino.
Ni siquiera con un nombre.

Fernando Terreno dijo...

Santi:
Estoy estupefacto. ¡Esa sí que era una familia para encarar el tema de los nombres!
Seguro que los viejos eran anarcos, además de locos lindos y de atar.
No tengo palabras para este "subproducto" de las macanas que ponemos en los blogs, pero seguro que amerita una ampliación en Los Divagues del Santi.
Gracias

juan pascualero dijo...

En Sto. Pepe vivía un tal"comoquiera" Fernandez. El escribiente que anotaba al niño (un h.d.p.)preguntó al padre como le pondría y éste indeciso contestó: ponele como quieras...
Juceca contaba de un "Abrense". Todo el mundo pensaba que el hombre había nacido en el Abra de Perdomo (creo que Maldonado)pero no. Existía la costumbre de buscar el nombre en el almanaque y justo ese día: Abrense los tribunales.

Fernando Terreno dijo...

Juan:
¡Otro tema que da para más! El de los nombres raros.
Si los de Santo Pepe no son muy mentirosos, Comoquiera es de antología.
En mi pueblo había un "Solamente", ya te imaginarás que el escribiente era tan hdp con el tuyo. Y el de Juceca: impagable.

andal13 dijo...

El "Abrense los tribunales", y otras joyitas por el estilo ("Cayó Maracaná", "Pepa Colorada", "Trade Mark") están consignadas en una investigación bastante exahustiva que hizo un peridoista uruguayo, que buscó en el registro civil y en documentos varios.

cr dijo...

¡Qué lindas canciones las de estos hermanitos!

La familia Vilariño da para una película de Bergman.

cr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando Terreno dijo...

andal13:
Sin apuro, cuando te acuerdes, decime como se llaman el libro el autor de esa recopilación de nombres raros.

cr:
Totalmente de acuerdo. Lo que trajo El Santi sobre los nombres de las/el Vilariño es de antología.
Yo sabía que los Floreal seguramente tuvieron padres anarcos, pero esto supera todo.


Un abrazo

Goliardo dijo...

Fernando: después de tanto tiempo, casi dejando la actividad bloggeril, me doy una vuelta por tu espacio, siempre tan interesante, y me encuentro con este post sobre los Expósito. No puedo dejar de interesarme por todo lo que se pueda decir sobre esta brillante dupla autoral, porque más allá de los maravillosos títulos que nos dejó, tuve la oportunidad de realizarle una extensa entrevista radial para un programa de Radio Municipal en el que participé, allá por los noventa. Perdón, pero no puedo dejar de lado ciertos recuerdos que inevitablemente estirarán el comentario.
Para empezar, una compañera mía de trabajo de aquel entonces era hija de un antiguo vecino de Zárate, y esta fuente nos acercó sabrosísima información acerca de la infancia y juventud de los hermanos. Esto hizo que contáramos con detalles que de inmediato sedujeron al entrevistado. El otro golpe de suerte fue que el estudio contaba con un piano, y el micrófono tenía una caña que llegaba hasta el piano. Mientras debatíamos entre los tres conductores si Virgilio aceptaría hacer la entrevista junto al piano, el hombre entró al estudio, vió el instrumento y nos preguntó si nos molestaba hacer la entrevista allí. Así transcurrieron las dos horas del programa con Virgilio tocando el piano y ampliando con sus evocaciones los jugosos datos con los que contábamos. Echo mano ahora a algunos que recuerdo, que tienen que ver con lo que señalás en el post y que también menciona Andrea en su comentario. El padre de Homero, Virgilio y Luis María Ovidio era huérfano (lo que hoy llamaríamos un "niño de la calle", y fue criado en sus primeros años en la antigua "Casa de niños Expósitos", hasta que fue adoptado por unos panaderos de origen español. Don Expósito padre, en esta segunda infancia aprendió dos cosas: por un lado, el oficio de panadero, que ejercería años más tarde en Zárate, y por otro lado, la ideología anarquista, que lo llevó a identificar a sus hijos con nombres ajenos al santoral. Si bien es cierto que también podría haber llamado a sus hijos con nombres de emperador, la referencia a poetas parece que tuvo que ver con las primeras lecturas de don Expósito padre. Luego, el hábito de la poesía por parte de Homero, llevó al hermanito de pantalones cortos, Virgilio, a la música, y la dupla se terminó concretando en Buenos Aires, cuando el menor se calzó los pantalones largos y se acopló a los primeros pasos en el tango que estaba dando el hermano mayor en la gran ciudad.
Perdón por la extensión, pero no podía dejar de recordar estas cuestiones contadas por el propio Virgilio junto al piano, en lo que seguramente habrá sido una de sus últimas entrevistas, ya que quizás menos de un año después, nos enteramos de su partida. Que valga, entonces, este recuerdo y el agradecimiento por el gran momento que nos regaló Virgilio Expósito aquella noche de un sábado del invierno porteño.
Un abrazo.

Fernando Terreno dijo...

Goliardo Querido:
¡Tanto tiempo!
Estoy entre la admiración y la envidia al pensar en que tuvieron a Virgilio Expósito 2 horas tocando y charlando de todo un poco. Me consuelo al pensar que en sus últimos tiempos, el viejo estaba muy cabrón y petardista. ¿Largó alguna bomba o provocación durante el programa, o andaba manso ese día?
Ahora veo de dónde salió anarco el papá: de esos panaderos españoles.
El gremio de los panaderos tuvo en sus orígenes una cantidad de anarquistas muy grande, y como estos iban de aquí para allá, desparramaron el tema de manera increíble.
Un alegrón "escucharte".

andal13 dijo...

El periodista es Leonardo Haberkorn. Y mirá lo que encontré:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-1233.html

Te recomiendo ir a los lugares excusados antes de leerlo, porque de lo contrario, seguramente te cag**** de risa!

Fernando Terreno dijo...

andal13:
El artículo es sensacional y desopilante.
Yo puedo aportar algo sobre por qué se llamaba Addis Adeba esa señora, ya que la mamá de un amigo se llama Asmara. Ambas son ciudades etíopes que fueron tomadas durante la campaña colonialista sobre áfrica de los italianos.

Tengo noticias de una señora de mi pueblo que se llamaba Aliada Goritzia: la pobre nació el día que los aliados entraron a Goritzia cerca de Triestre y el viejo no encontró mejor manera de festejarlo.

Hay cada padres que matarlos es poco!

andal13 dijo...

Tuve una alumna (una gurisa que ahora tendrá unos 18 o 20 años) que se llama Lídice, por la ciudad checa que fue arrasada por los nazis...