viernes, 12 de agosto de 2011

¿Por qué Bluetooth?


¿Por qué Bluetooth?

Bluetooth es un protocolo unificador de comunicaciones inalámbricas entre diferentes dispositivos que se interconectan por radiofrecuencia.
Permite la comunicación, sin cable, de datos y de voz, entre equipos de uso personal eliminando cables de conexión y facilitando la creación de redes y la sincronización de datos entre diferentes dispositivos como teléfonos móviles, monitores, impresoras, el ratón o Mouse, cámaras de fotos, etc.

Un par de dinamarqueses, vecinos de la península de Jutlandia, Sven Mattisson y Jaap Haartsen, desarrollaron el sistema en 1994 mientras trabajaban para la compañía Ericsson en Lund, Suecia.
Lo denominaron Bluetooth como homenaje a un antiguo rey vikingo que hacia el año 960 reunió clanes familiares y tribus dispersas y se proclamó Rey de Dinamarca y Noruega, unificando a toda la región bajo su mando: el rey Harald Blåtand.
El Rey Harald tenía un sobrenombre: “Diente azul” (Bluetooth), posiblemente debido a una enfermedad (o a la ingesta de aguas con sales arseniosas) que le habría manchado algún diente con ese color.
Si Harald unificó las tribus dispersas bajo un solo reino y nosotros unificamos –más de 1100 años después– las frecuencias y el código para comunicarse en un solo protocolo, qué mejor que llamarle Bluetooth como homenaje al bravo vikingo, pensaron los muchachos. Más aún, para que el recuerdo sea completo, el logotipo que identifica al sistema está formado con dos runas que simbolizan las iniciales de don Harald.

Otros dicen (ya sabemos que siempre hay gente que le busca el pelo al huevo) que bluetooth es la deformación inglesa de la pronunciación de su apellido Blåtand, que significa “negro grandote”, pero la cosa es que pasó a la historia, con su sobrenombre Bluetooth, como un gran comunicador y por haber unificado a varias familias en un sólo reino.

¡Grande Harald! ¿Te imaginaste alguna vez que ibas a hacerte tan famoso?


12 comentarios:

juan pascualero dijo...

Un dato que te faltó de Harald (no tenías por qué saberlo) es que nació en Tacuarembó. Bromas aparte, muy buena la entrada y para mí reveladora.

Ruy Ramírez dijo...

Aunque sea dese un aparatejo deshumnizado como el bluettoth nunca está de más tirar un cable hacia los vikingos ya que estos nos invocan a la Mitologia del Asgard que es la más rica de todas las que hay (por lo menos para mi).
A partir de ahora mi asociación de ideas va funcionar llendo del bluetooth pasando por Harald y terminando con Balder. Creo que cada uno termina a donde quiere.

Fernando Terreno dijo...

juan pascualero:
Un abrazo y me alegro.
si bien parece que el asunto es bastante conocido la anécdota no deja de ser simpática.

Ruy Ramírez:
Muy cierto eso de que las cosas nos llevan un poco y otro poco vamos siempre para donde algún interés tenemos.
Cambiando de tema, eché un vistazo a Mediorama y ya lo puse en favoritos. Interesante eso de que sea un colectivo y muy interesante tu ...Nostalgia - parte II.

FLACA dijo...

Como dice Rodríguez, el del cuento de espínola, "¿eso?...¡mágica!".
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Perdonen mi ignoracia diria JLB...pero esa palabra Balder creo haberla leido el algun libro de ese compadrito que trabajaba (poco) en Critica.

Fernando Terreno dijo...

Flaca:
Eso. ¡Magia negra! Especialmente cuando la muy guacha deja de conectarse o de funcionar.

Anónimo:
¿No será usted ese amigo que lo escuchó al mesmito JLB hablar en Germano antiguo?
Un hijo de... Odín. (Me refiero al Balder ese, según me acabo de desasnar en la wikipedia.)
A propósito de don JLB, en el ADN de hoy, hay un reportaje a Gore Vidal, donde opina sobre él... y sobre otros.

Anónimo dijo...

No Fernando. me refiero a Balder, un personaje, creo que de El Amor Brujo, de Roberto Arlt...

Anónimo dijo...

Que bueno tiodo esto! Ahí lo subo a mi facebook.
cata

Fernando Terreno dijo...

cata:
¿Así que algo de este boliche va a estar en FB? Ya mismo esta pulpería aumenta su cotización y el precio de ginebra.
Gracias

andal13 dijo...

Mirá vos, yo para mí que se le había muerto el nervio, por eso le quedó azuláu el diente.

Tengo blutúz en el celular, pero todavía no le he hincado el diente a nada, che.

SUSANA dijo...

Qué romántica explicación! Fer, estoy fascinada con tu artículo! Digo…el ícono de Bluetooth, es entonces una inscripción rúnica, verdad?

Fernando Terreno dijo...

andal13:
¡Azul quedó! le decía el funebrero a Juan Carlos Mareco... y así debe haber pasado con el didente de Harald.

Susana:
No lo sé. Son las letras H y B en germano antiguo y creo que a esos simbolos les llamaban runas. Tenían un significado a medias entre el alfabeto y los jeroglifos.