viernes, 26 de agosto de 2011

La tormenta de Santa Rosa

Dice el mito que la tormenta de Santa Rosa se presenta con una regularidad asombrosa alrededor del 30 de agosto de cada año. Los más crédulos aseguran que llega, inexorable, 5 días antes o después, como máximo. Los refutadores aseguran que el plazo es más laxo: ocurre 6 meses antes o después de la fecha.
Lo cierto es que más tarde o más temprano descarga su fuerza, trae frío y lluvia y refuerza el mito por presencia o por excepción. Este año parece que llegará más puntual que nunca, así los dicen los pronosticadores y lo confirman mis huesos.

En realidad se trata de un temporal de fines del invierno, típico del modo de circulación de los vientos en el hemisferio sur en estas latitudes (entre 20º y 45º). También se desatan en Sudáfrica y en Australia. La ocurrida en 1615 en Lima - Perú, se atribuyó a los rezos y rogativas que había organizado la beata doña Rosa para pedirle a dios que impidiera el desembarco de piratas holandeses y le dio su nombre, para siempre, a cualquier tormenta que ocurra alrededor de esta fecha.
En el Río de la Plata está asociada a una típica tormenta de invierno que se presenta con bastante regularidad. Se trata de un frente frío del sur asociado a alta presión atmosférica que desplaza a uno caliente y húmedo con baja presión, proveniente del norte que ha estado entrando en los días previos. De allí el dicho popular: “a Norte duro Pampero seguro”.

Puntual o no, “la Santa Rosa” ha dejado sus huellas en nuestra historia y en la literatura desde los primeros tiempos. Vamos a repasar algunas:

1- La del 8 de septiembre de 1799 fue una las más bravas que se recuerden, causó estragos en el puerto de Montevideo: 86 barcos entre hundidos y encallados, entre ellos la fragata S.M.C. Santa María Magdalena y la corbeta Descubierta que al mando de Malaspina había dado la vuelta al mundo unos años antes.

2- Otra Santa Rosa especial, la del 12 de agosto de 1806, dio lugar a un episodio digno de los mejores desvaríos surrealistas: ¡la captura de la fragata inglesa Justine por parte de una partida de gauchos a caballo al mando de Martín Güemes!
El General Beresford se acababa de rendir luego del fracaso de la primera invasión inglesa. La flota británica de apoyo, que cañoneaba a Buenos Aires desde el río, emprendió la retirada pero sólo pudieron huir dos barcos; los demás fueron capturados en navegación, a excepción de la Justine. Con 100 hombres y sus 26 cañones se había acercado mucho a la costa (aprovechando la creciente que provoca el noreste de los días previos) y desde allí diezmaba las defensas con su artillería. Cuando llegó el pampero el río bajó rápidamente y la Justine encalló. Como el viento siguió del sudoeste la bajante continuó, el río se fue y el barco quedó en seco. Así fue como un grupo de caballería pudo tomarla por asalto y la rindió. Debe ser un episodio único en la historia de las batallas “navales”.

3- Desde que comienza el mes de agosto no se oye en el muelle i en las fondas i tabernas del bajo en Buenos Aires hablar de personaje alguno del almanaque que no sea santa Rosa. Los que no están en el secreto…
El nombre de santa Rosa ha perdido entre nosotros su significación celestial, adquiriendo esta otra más mundana
¡tempestad! Que traducida a todos los idiomas quiere decir buques perdidos, hombres ahogados, cargamentos averiados…
En el año 1878, santa Rosa había pasado sin dar motivo a que se le prodigaran los dicterios habituales, los que no por eso fueron menos abundantes ni menos enérgicos…
Pero llegó el 1º de octubre i la santa que por razones de familia había postergado la celebración de su aniversario, sin prevenir a sus admiradores, desencadenó…


Eduardo Wilde, La Santa Rosa en el Río de la Plata, cuento del libro Prometeo y Cía., Ediciones Anaconda, 1938, Buenos Aires
(Médico y humorista argentino, al que le debemos, entre otras cosas, la Ley 1420 de enseñanza laica, gratuita y obligatoria.)

Las dos acotaciones históricas son de:
Alvaro Sires, Pampero – Qué es y cómo enfrentarlo, 1994, Dpto. de Estudios Históricos de la Armada Argentina, Buenos Aires.

La viñeta de arriba es de Periotti. Desconozco al autor de la otra ilustración.
.

14 comentarios:

Marple dijo...

Soy una crédula que está casada con un refutador, por eso me hizo mucha gracia el comienzo de este post.
Este año ,sí, creo que por lo que dicen los meteorólogos gano yo la discusión.
Hay otro temporal que generalmente sucede el 4 de octubre, que, según mi madre que fue la que me enseñó esas nociones de meteorología gauchesca,se llama "el cordonazo de San Francisco".
El graciosísimo cuento de la batalla naval me hace pensar o que los ingleses no sabían nada del temporal o que si lo sabían se pensaban que Santa Rosa tenía una puntualidad británica:).

abrazos.

Fernando Terreno dijo...

Marple:
Mirá vos cómo nos venimos a enterar que la santa Rosa faltante de 1878 (la del relato de Eduardo Wilde, el equivalente a vuestro J.P. Varela) fue en realidad un "cordonazo de San Francisco" (no tenía ni idea de que tenía tormenta propia).
Un gusto verte por acá. Un abrazo.

FLACA dijo...

Como siempre, vengo aquí a aprender. Me voy llena de sabiduría. No sé cuánto hay de realidad o mito en estas fechas de temporal; lo único que sé es que hoy es 27 y estamos pasados por agua y con alerta naranja. Un fuertísimo abrazo.
Ah, y por favor, no te vayas a pasar al twitter (hasta ahí no llego).

Fernando Terreno dijo...

Flaca:
En buena hora que está tormentoso, así todas esas que estuvieron de excesos con eso de la nostalgia tienen tiempo para quedarse en cama, en casita, y recuperarse un poco.
Un abrazo.

FLACA dijo...

Ojalá que un próximo 24 puedas estar aquí con la Susy y podamos salir todos juntos;y después, como bien dice el refrán,"que te quiten lo bailado". Un abrazo

Marcelo dijo...

Menos mal que me la recordaste!!!!
Un abrazo

Biscuter dijo...

Por estas tierras esperamos, como la madre de Marple, "el cordonazo de San Francisco".

Saludos,
Freddy

SUSANA dijo...

Te adiviné la intención desde el título, me jugaba la cabeza que irías por la fragata inglesa! También…fue la “mano de Dios” para los ingleses dieciochescos! Ignoraban por entonces que la historia les regalaría otra perplejidad en el siglo XX…
Buenísimos apuntes Fer, pero no me sacás el entripado que me persigue desde la infancia ¿Por qué cosa tengo que cortarme el cabello en Santa Rosa? Mi nona se fue de este mundo sin decírmelo! Voy a llorar en el hombro de algún inglés!

Fernando Terreno dijo...

Biscuter:
Mejor así, ya que tienen hasta fin de mes para empezar a preocuparse. ¿Se llamará así porque los franciscanos usan el cordón del hábito a guisa de boleadoras?

Susana:
Increíble tu intuición.
Con relación al enigma del cabello,
probablemente tu abuela te haya visto demasiado largo el pelo para esa fecha...
Me hizo acordar a esa nieta que le cortaba las puntas al peceto antes de cocinarlo, "porque así lo hacía mi abuela". Consultada esta explicó que ella lo hacía... "porqe tenía una olla muy chica".

Un abrazo

Fernando Terreno dijo...

Marcelo:
Este año no fue para tanto. En realidad pasó a la noche y siguió para Montevideo, parece.
Un abrazo.

América dijo...

Pues te ciento que por estos Lares nosotros tenemos también" "el cordonazo de San Francisco",en el mes de octubre,cerca de la fecha del santo San Francisco de Asis el 4 de Octubre.
"De acuerdo con la leyenda, San Francisco se encarga de propiciar y administrar las lluvias durante el año San Francisco sacude el cordón de su túnica para quitarle el agua que allí se ha acumulado y al hacerlo de su cordón caen las últimas gotas de agua que caen hasta la tierra, iniciando así el fin de la temporada de lluvias que se puedan esperar ese año."

Un fuerte abrazo y felicitaciones por esa imagen que lo dice todo.

El Tata dijo...

Fernando; acá la tormenta, si falla es el comentario general, y se la sigue esperando. Me hiciste,en uno de tus cuentos, acordar a don Pepe Batlle, que también en su diario, "El Día", escribía dios con minúscula. Era otro de nuestros 5 Pepes. Don Pepe Artigas, que soñaba con la Patria grande y federal, el pepe Varela, de la enseñanza laica gratuita y obligatoria, el Pepe Batlle que separó a prncipios del siglo 20 la iglesia del estado y nacionalizó la luz eléctrica, el agua,los ferrocarriles y el banco de seguros, el pepe Nazzazi capitán de los olímpicos del 24, 28, y el mundial del 30, y el Pepe actual, que no se pone corbata y sigue en su chacrita manejando su tractor prehistórico. A ver, delincuente, si escribís alguna vez. Tengo ganas de juntarnos a tomar una, antes que le de los cuentos, esa que siempre llega, me venga a buscar

Fernando Terreno dijo...

América:
Tu relato del origen del "cordonazo" además de poético es muy aclarador. Ya andábamos imaginando cosas de las que el pobre santo era inocente.
Gracias y un abrazo.

Tata:
Ese asunto de los 5 Pepes, al que habría que agregar el 6º, el Pepe de el Santo Pepe de Juan Pascualero, es una maravilla.
En cualquier momento y con cualquier pretexto voy a ir a tomar esa copa. Vos no aflojés ni te tomés esa botella con cualquier otro pretexto.
Un abrazo.

El Tata dijo...

Fernado; ¿a que botella te estás refiriendo?. Si me confirmás la venida, invitamos a todos los delincuentes de la Provincia Oriental que intervienen en estos eventos. La entrada al magno encuentro será una botella en la axila. El ser zurdo no es excusa. Es válida la izquierda. Avisá con tiempo. No sé que carne van a traer. Yo pongo el fósforo, la leña y los vasos. Y´porque no, la mesa y los asientos. El abrazo de siempre x 2