jueves, 12 de junio de 2014

Nombres y personajes - 2

“Los tomo al azar, de la guía telefónica”, decía Georges Simenon. No quisiera tildarlo de mentiroso pero, aún usando la guía como base, al elegir uno y no otro, hacía un trabajo de selección. Si hay algo que los escritores no dejan al azar y revisan con obstinación son los nombres de sus personajes, cualquiera sea la forma en que los hayan elegido. Desde Cervantes en adelante.


Alonso Quijano, Don Quijote
Alonso es una variante de Alfonso, nombre que deriva del alemán: hathus-all-funs, que significa guerrero preparado para la lucha. El quijote es una pieza del arnés que protegía muslos y cadera, precisamente viene de cóxis, coxa, cuixot.
Sancho Panza
Sancho viene de sanctus , santo, nombre de reyes pero para la época de Cervantes se había hecho popular y aplicaba a los villanos. Panza, el apellido, alude sin sutilezas al abultado abdomen del escudero.
Rocinante
Rocín,  caballo basto, petiso, de tiro y la terminación ante, que denota oficio, conforman una broma acerca de su agilidad y elegancia. En lugar de un brioso corcel de caballero es un matungo desde el nombre mismo.

 
Más en el detallado trabajo de Josep M. Albaigès  Barcelona, octubre 2005
http://www.albaiges.com/onomastica/antroponimia/clavesnombresquijote.htm


En El Aleph de J. L. Borges tenemos a:
Beatriz Viterbo
La fallecida amada del narrador se llama igual que la de Dante y tiene por apellido la pequeña ciudad cercana a Roma donde está la residencia de verano del Papa. Otros autores dicen que el apellido es una combinación de vida y verbo.
Carlos Argentino Daneri
El primo y las amistades de Beatriz tienen también apellidos italianos, al que le agrega con ironía el segundo nombre: Argentino.
Zunino y Zungri
Varias veces en el cuento, Borges muestra su desprecio por la influencia y la capacidad de trabajo de la comunidad italiana (…el progresismo de Zunino y Zungri… ) en contraposición  a la “noble” herencia de España y de la europa fina que se atribuía nuestra oligarquía con olor a bosta: A dos generaciones de distancia, la ese italiana y la copiosa gesticulación italiana sobreviven en él.
Aunque de Borges se trate, el adjetivo italiana, repetido, es redundante  y suena peor de lo que a él le suenan los apellidos Zunino y Zungri.
Doctor Zunni
El abogado de Zunino y Zungri. Borges continúa riéndose del fonema que produce la correcta pronunciación de la zeta en el idioma italiano.


La gran Niní Marshall hacía un personaje al que bautizó: Mónica Bedoya Hueyo de Picos Pardo Unzué Crostón, una tilinga completa.  Se me hace que era una respuesta a ese mito de la heroica oligarquía fundadora, heredera de España, al que intentaron construir algunos escribas, Borges y Larreta entre ellos.

 
Para cerrar la entrada de hoy, un caso singular y llamativo; el personaje sin nombre: la protagonista de Rebeca (que no es Rebeca) de Daphne de Maurier.
No tiene nombre (ni apellido propio) en toda la novela. Tampoco se lo puso Hitchcock en la película, ganadora del Oscar 1940, que protagonizaron Joan Fontaine y Lawrence Olivier.
Hay que tener mucha muñeca para hacer eso y sostenerlo desde el principio hasta el final de la obra. Podría parecer una excepción a lo que hemos venido diciendo, pero se me hace que debe haber resultado más laborioso aún que la elección de un nombre.
Hasta la próxima.
.

Las segunda caricatura de Cervantes es de Loredano, la primera de Borges es de Moustafá. Desconozco a los autores de la primera y la última.

2 comentarios:

Marcelo dijo...

Brillante, Fernando! El informe es completo y me halaga saber que toda la lista de obras que elegiste son de mi agrado. Qué bueno sería encontrarnos alguna vez!
Un abrazo

Fernando Terreno dijo...

Marcelo:
Me alegra que te haya gustado, tanto más viniendo de un admirador de don JLB como vos. Confieso que tenía cierto temor a que alguien me saltara a la yugular por cierta bronca que tengo con las posiciones de don Jorge, no con su escritura.
Un abrazo.