martes, 7 de junio de 2016

Flor de lino - Con el mismo verso -5-

María Rosario Cipriota y Homero Expósito


María Rosario Cipriota fue docente, escritora de teatro infantil y poeta. Su obra más conocida, el libro de lectura FLOR de LINO, se usaba en la década del cuarenta, en primer grado superior, en las escuelas primarias. Era una de las “patas pedagógicas” de la construcción del concepto de Nación y de integración de los inmigrantes que se llevó adelante desde el Ministerio de Educación de la República Argentina.
Comienza con esta poesía:
Flor de Lino

Pequeñita, delicada,
¡flor de lino!
Eres joya de los campos
argentinos.

-¿Quién colores tan hermosos
te prestó?
-La República Argentina
me los dió. 

Es por eso que me arraigo
con amor.
¡Esta tierra me ha robado
el corazón!


Homero Aldo Expósito (1918-1987), poeta, fue uno de los más originales y finos letristas de música popular -especialmente de tango- de todos los tiempos. Entre otras joyas, escribió Trenzas, Afiches, Percal, Pequeña, Naranjo en flor y Vete de mí; a las que pusieron música los autores más excelsos del género. En 1947 compuso con música de Héctor Stamponi este vals

Flor de lino

Deshojaba noches esperando en vano que le diera un beso,
pero yo soñaba con el beso grande de la tierra en celo.
Flor de Lino,
que raro destino
truncaba un camino
de linos en flor...
Deshojaba noches cuando la esperaba por aquel sendero,
llena de vergüenza, como los muchachos con un traje nuevo:
¡cuántas cosas que se fueron,
y hoy regresan siempre
por la siempre noche
de mi soledad!

Yo la vi florecer como el lino
de un campo argentino maduro de sol...
¡Si la hubiera llegado a entender
ya tendría en mi rancho el amor!
Yo la vi florecer, pero un día,
¡mandinga la huella que me la llevó!
Flor de Lino se fue
y el hoy que el campo está en flor
¡ah malhaya! me falta su amor.

Hay una tranquera por donde el recuerdo vuelve a la querencia,
que el remordimiento de no haberla amado siempre deja abierta:
Flor de Lino,
te veo en la estrella
que alumbra la huella
de mi soledad...
Deshojaba noches cuando me esperaba como yo la espero,
lleno de esperanzas, como un gaucho pobre cuando llega al pueblo,
flor de ausencia, tu recuerdo
me persigue siempre
por la siempre noche
de mi soledad...

Me gusta jugar con la fantasía de que el amor trunco o el desamor a que remite la letra pueda haber sido el de alguna compañera de escuela del poeta, con la que hubiera compartido el texto y su temprana lectura. O que el nombre del libro haya sido el apodo de alguna escolar enamorada, no correspondida y, por siempre presente entre el desasosiego y la nostalgia.
Fernando Terreno
.

2 comentarios:

Cecilia Reche dijo...

¡Qué capo ese tal Expósito!
No sabía la historia del libro.

¡Un fuerte Arazo Pulpero!

Anónimo dijo...

Hola Cecilia:
Qué bueno tenerte por acá.
Te escribí y no salió,diciendo que la hija de Stamponi me dijo que ellos no tsnían ni la menor idea del libro , ni siquiera de si el lino tenía flor o no.
Pero la fantasía o el delirio no agrega ni quita nada al temazo ese.
Un abrazo para vos.