martes, 3 de febrero de 2009

CIPAYOS

.

CIPAYO
La palabra viene del persa sepāhi, y significa soldado. Originalmente era una especie de título que se daba a los miembros de la caballería del Imperio Otomano. Posteriormente se aplicó a “todos los indígenas que sirvieron en la milicia inglesa la causa europea para la Compañía de las Indias Orientales, a partir del siglo XVII y hasta mitad del XIX. También hubo cipayos (cipahis) franceses y portugueses, comprendidos en el número de tropas coloniales de esas naciones” (Enciclopedia Moderna de Francisco Mellado, tomo 8, Madrid, 1851).

En los primeros años del 1600 la East India Company se instaló en el Indostán con fines comerciales. Seguidamente asumió el control político y militar de lo que luego sería la India colonial. Para efectivizar ese control reclutó entre la casta más baja, los sudras, personal para conformar un cuerpo militar que realizara las tareas más sucias, que el aristocrático ejército inglés hacía ejecutar por terceros. Los miembros de este patético escuadrón de miserables, cuya tarea era reprimir a sus hermanos a cambio de un poco de comida para él y su familia y un uniforme de opereta eran llamados cipayos, palabra que, más tarde, pasó a identificar a aquellos que están al servicio de poderes extranjeros.

Cuando aún eran colonias españolas, en Cuba y Puerto Rico se comenzó a usar la palabra cipayo en su connotación peyorativa. Se empleaba para designar al criollo que se alistaba en el ejército colonial y, en general, al nativo que prestaba servicios para gobiernos extranjeros. De modo que “cipayo” es vocablo muy vinculado históricamente con el colonialismo y el imperialismo. La acepción más generalizada de cipayo pasó a ser la despectiva.

En la Argentina, fue Arturo Jauretche el que popularizó el uso de la palabra “cipayo” para referirse, asociándola con “oligarca” y “vendepatria”, al gobierno y sus adherentes en la década infame (la primera, la del 30). Más tarde, en 1975, definía el cipayismo como “la incapacidad para ver el mundo desde nosotros mismos, que ha sido sistemáticamente cultivada en nuestro país a través de la colonización pedagógica.”

Reivindicación de los CIPAYOS
Aún dentro de una tropa tan miserable y deshonrosa se pudo gestar una rebelión anticolonialista que tuvo a mal traer a las tropas del Imperio por casi tres años. En mayo de 1857 formaron parte de una sublevación contra el dominio inglés, que fue ferozmente reprimida sin tener en cuenta si se trataba de patriotas o cipayos. La lucha fue sangrienta y tuvo muchas víctimas por ambos bandos. Como colofón, la East India Company se disolvió y la reina Victoria se proclamó Emperatriz de la India, que pasó formalmente a ser parte del Imperio Británico.

CIPAYOS irredimibles
Creo que si se hiciera el ranking de los cipayos, la rata riojana encabezaría sin dudas cualquier listado, pero los puestos subsiguientes tienen varios candidatos.
El 12 de diciembre de 2008, el Wall Street Journal publicó una carta dirigida al presidente electo B. Obama, firmada por una serie de ex-presidentes, donde refrendaban su sumisión a Washington y le reclamaban ayuda para terminar con los gobiernos “populistas” de la región.
Veamos los nombres de los firmantes: primero, el ex presidente del gobierno español, José María Aznar, seguido por el dos veces ex presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, el mexicano Vicente Fox, el ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana y el ex presidente del Salvador, Francisco Flores.
Vale la pena recordarlos, como CIPAYOS irredimibles.

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Cipayo
http://www.cpfederal.com.ar/2009/01/06/cobos-y-el-opresor-introyectado-por-miguel-longo/
http://encontrarte.aporrea.org/media/20/jmr20.pdf
http://www.lemondediplomatique.cl/La-rebelion-de-los-cipayos.html
La carta completa del Wall Street Journal se puede leer en:
http://online.wsj.com/article/SB122904209754200211.html
El artículo de Ernesto Tamara, Cipayos consecuentes, se puede leer en: http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=135975


.

4 comentarios:

SUSANA dijo...

Excelente Artículo Fernando!

Claro, podemos seguir agregando nombres a la lista de cipayos contemporáneos irredimibles...

Fue un placer aprender con Vos de la historia de esta palabra.

Mi Abrazo Amigo!

mateina dijo...

Fernando:
me he convertido en tu más fiel admiradora: eres incapaz de escribir el artículo más serio del mundo sin aderezarlo con unas gotas de HCL.
Cuando leí el artículo,apresurada por llegar al final, pensé que la rata riojana era una especie animal que yo no conocía porque el Discovery no es mi fuerte, ja, ja, ja.-
Güeno...mi lema es "el humor nos salvará" así que para que no te preocupes mucho por el nerviosismo de Obama ante esta carta tan aterradora, pon en Google:

henciclopedia+sanguinetti.

(No soy buena copiando direcciones).

Un abrazo y un mate


Susana: creo que existen y han existido cipayas: ¿ya escribiste la historia de Malinche?.
Tu blog es hermoso.
un abrazo.

Leo Carballo dijo...

Lo hiciste otra vez. Claro e interesante. Da gusto leer tu blog. Un abrazo.

Fernando Terreno dijo...

Gracias a los 3 tres por sus comentarios.
En la próxima entrada de LA CUEVA DE SUSANA, voy a transcribirle el mensaje sobre Malinche, por si no lo hubiera leído.
VIDA PORTEÑA se llama el blog de Leo Carballo, que recomiendo para todos: www.leocarballo.blogspot.com
Un abrazo.
Fernando