miércoles, 1 de septiembre de 2010

3 o 4 al hilo

El cine dentro del cine

Muchas películas homenajean a otras con escenas o referencias más o menos explícitas. Después de ver, ahora, El dependiente (1967, Leonardo Favio), Rebecca (1940, A. Hitchcock) ó Metrópolis (1927, Fritz Lang) nos quedamos sorprendidos con la cantidad de directores que abrevaron en esas fuentes y embellecieron sus propios filmes con partes de esas joyas.

A veces es un simple guiño al espectador, en otras ocasiones el reconocimiento llega hasta el intercalado de fragmentos de otras películas, es el cine dentro del cine. Pero pocas veces se da el caso de ver 3 películas simultáneamente como en la extraordinaria Splendor de Ettore Scola. La acción transcurre en el Cine Splendor, esa es la película que estamos viendo; pero la toma enfoca el interior de la sala y la pantalla, en la que están dando La noche americana de François Truffaut; que trata de la supuesta filmación de otra película, Te presento a Pamela. A su vez el dueño del cine, Jordan (Marcello Mastoianni), está en la boletería escuchando por radio los premios del Festival de Cannes: “Palma de Oro para La dolce vita…” que protagonizó el propio Marcello.

Por si fuera poco la película agrega una encrucijada terrible a tu vida: Marina Vlady (que actúa en Splendor) o Jacqueline Bisset (que actúa en La noche americana).
Como si toda esa maravilla no fuera suficiente, Splendor tiene un detalle más para ser una de las elegidas de La Pulpera: sus protagonistas dicen varias “Frases de película” perfectamente acopladas al guión y que, más temprano que tarde, aparecerán por acá en esa sección.

Ya que hablamos del cine dentro del cine es justicia decir que el recurso es, a su vez, deudor de la escena dentro de la escena teatral. Y en esta línea el mérito de ser el primero en utilizarlo lo tiene William Shakespeare en Hamlet, dicho sea de paso, un plomazo del genio inglés salvo por la maravillosa idea de representar en escena una obra de teatro dentro de otra y los comentarios de Hamlet-Shakespeare a los actores acerca del modo de hacerlo.
A su vez parece que Don William, que se inspiraba en todo lo que pasaba cerca, no es en realidad el primero*, ya que Aristófanes usó el recurso en algunas comedias. Pero, como la gente es mala y comenta, el griego a su vez lo habría tomado de… Y así llegamos hasta una caverna donde una tal Vilma Picapiedras le está haciendo una escena a Pedro por una… Y en eso llega Pablo y le hace una escena a Vilma porque… Y…


* y nosotros somos los últimos en enterarnos…!
Inspirado en los comentarios de Rossana y Santiago a la entrada anterior.

http://fama2.us.es/fco/frame/new_portal/textos/num4/6.2.pdf

Las fotos son de:
-La rosa púrpura de El Cairo, Woody Allen, 1985 (Tom, volvé. Estamos en el medio de una película)
-Leonardo Favio durante la filmación de El dependiente. (Que vi gracias a una recomendación de Marcelo Perenchio)
-Jacqueline Bisset

17 comentarios:

Rossina Salcedo dijo...

el cine de François Ozon, de Ferzan Ospetek, cinema paradiso.

Marple dijo...

Un espléndido post!!!
Ya, quiero ver de nuevo todas esas películas.
"El dependiente" no la he visto.

Espero las frases.

SUSANA dijo...

Y al modo de las matrioskas, tu artículo también encierra varios otros temas!

El palimpsesto, a veces disimulado otras, expuesto con maestría, en la literatura y en el cine. Borges decía que no hay origen, sino una infinidad de trazas. Cada libro, cada texto insertado, se disuelve en otro, como la arena en la arena sin dejar otra traza que la arena
misma.

Me dejaste con varias inquietudes cinematográficas, Fer! No recuerdo esas escenas que mencionàs, tengo que solucionarlo urgente!

Un Abrazo Querido Amigo!

El Santi dijo...

Y bueno Santi, a poner a punto el Emule y bajarlas. No sé de dónde voy a sacar tiempo para ver y leer todo esto que Fernando transforma en imprescindible con su entusiasmo.
Uno de mis mejores amigos es un fanático insoportable de Favio y extrañamente nunca me habló del Dependiente.
Me hiciste acordar inevitablemente a un cuento de Quiroga que siempre pensé que era un antecedente de la Rosa Púrpura, cuando me acuerde del nombre te lo digo. Quiroga tenía un costado cinéfilo muy marcado.
Me quedo con la Vlady.

Fernando Terreno dijo...

Santi: ¿Cuál es el cuento de Quiroga? No importa cuando, pero cuando te venga, avisame.

4 abrazos

andal13 dijo...

Cuánta película que no he visto.

Es que tengo dos ojos, nomás.

América dijo...

Este es el tipo de articulo que disfruto,leo,cato y aprendo,absolutamente inhabilitada para aportar algo interesante agradezco esas referencias y los interesantes comentarios del panel.

Un abrazo Fernando.

El Santi dijo...

FERNANDO:

El cuento de Quiroga es "El espectro" de 1912, forma parte del libro "Más allá"

Es una historia que tiene algunos puntos de contacto con lo de Woody Allen. El actor muerto que atraviesa la pantalla pues su mujer está en la sala entre el público, con su mejor amigo.
Si querés te lo mando por mail.
Quiroga tiene varios cuentos con tema cinematográfico y no hay que olvidarse que entre otras cosa era crítico de cine. Otro cuento que se desarrolla totalmente en el mundo del cine es "Miss Dorothy Phillips, mi esposa"
De todos modos yo recuerdo alguno más, dame tiempo para que me den la pelotas para cagarme de frío e ir hasta la casa del fondo, donde tengo la biblioteca más grande, que ahí están los cuentos completos.

Rossina Salcedo dijo...

ESPERO TAMBIEN ESOS DATOS DE QUIROGA...
DICEN QUE MAÑANA ASOMARIA LA PRIMAVERA

Fernando Terreno dijo...

Santi:
Gracias por el dato. No tenía la menor idea de que, además, era crítico de cine. ¡Grande Horacio!

Rossina:
Busqué el cuento que recomienda El Santi y está acá
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/quiroga/espectro.htm
Gracias a los dos.

Fernando Terreno dijo...

América:
Gracias por tus dichos, siempre gratificantes y cariñosos.

Rossina Salcedo dijo...

AYER ESTUVE EN MALBA CON EL CREADOR DE CIUDAD SEVA...
ES DE GALEANO...

El Santi dijo...

FERNANDO:
Me hiciste notar que todavía no puse un link a Ciudad Seva en mi lista de revistas literarias. Ya lo pongo.
Estas idas y vueltas de los blogs son una maravilla, ahora fui a buscar mis cuentos completos de Quiroga y los estoy leyendo como si fuera la primera vez, gracias a estos intercambios.

Marcelo dijo...

En tu caso elegiste a la Bisset, no? El palimpsesto no es patrimonio de la literatura únicamente...Estaba pensando en La rosa púrpura del Cairo pero ahí sucede otra cosa, diferente a la que contás.
Excelente entrada!

Biscuter dijo...

¡Excelente post!
Entre los homenajes dentro del cine, recuerdo el de Brian de Palma a Einsestein en "Los Intocables", con la escalera de Odessa del Acorazado. También el que le hizo Carl Reiner al cine negro en su divertida "Cliente muerto no paga", con Steve Martin. Espléndido.
Un saludo afectuoso,
Biscuter

Anónimo dijo...

Fernando ¡tanto tiempo! Esta nota es muy linda. El recurso de "puesta en abismo" que se da en la pintura, el cine, el teatro, la literatura, tiene un correlato en un lugar común: los viejos noticieros televisivos cuando transmitían un segmento desde la oficina de producción. Detrás del periodista había una tele por donde el salía infinidad de veces.
(por si no lo viste en El perro) Te doy un dato sobre este tema, la novela de Georges Perec El gabinete de un aficionado.
Un abrazo
Jorge Aloy

Anónimo dijo...

Jorge:
Gracias por el recordatorio de Perec, al que vi en El perro elocuente en su momento, pero olvide recordar aqui.
Un abrazo.
Fernando