jueves, 17 de mayo de 2018

Todos y todas



He escuchado varios discursos que dio Charles De Gaulle en 1967 y 1968. Todos comenzaban y terminaban igual:
Francesas y franceses
‒ ¡Viva la República! ¡Viva Francia!

La Dra. Cristina Fernández de Kirchner comenzaba sus discursos, generalmente, de esta manera:
‒ Muy buenos días a todos y todas,…

Los medios criticaban acerbamente la cuestión, desde diferentes puntos de vista que iban desde lo político, pasaban por cuestiones de género y hasta el supuesto mal uso de la gramática, la sintaxis, en fin de cuentas: de la lengua.
Sus discursos, con un modo de hablar que no gustaba a mucha gente, irritaba a otros –entre los que me encuentro– eran (y son) muy sólidos, claros, pedagógicos y sin eufemismos. Dice las cosas claras y eso es imperdonable para los que usan las palabras para confundir y ocultar sus estafas, contrabandos y todo tipo de trapisondas. Recuerdo uno, en que dijo: "Los buitres son chupadores de sangre internacionalmente reconocidos”, refiriéndose a los Fondos usureros y especuladores del sistema financiero.

El diario La Nación, con la firma de una de sus periotudistas, publicó un “análisis” donde contaban cuántas veces usaba cada palabra, cada artículo, etc., etc.
No recuerdo que La Nación hubiera se hubiera empeñado, con la misma vehemencia, con los discursos del Gral. De Gaulle ni con los del Presidente Macri, llenos de furcios, de atractividades y otras lindezas por el estilo.
.

No hay comentarios.: