miércoles, 24 de marzo de 2010

Humor - Semana Santa 3

.

“Asado en Mendiolaza” – Marcos López
Faltando totalmente a mi palabra y encima agregando argumentos concretos a toda esa caterva que dice que los cordobeses somos falsos y fallutos, he decidido reincidir en la publicación de unas gotas de humor referidas a Semana Santa.
La foto, obra del santafesino Marcos López, titulada “Asado en Mendiolaza”, es imperdible y tentadora. Mendiolaza es una localidad próxima ( 22 km) a la ciudad de Córdoba, en los comienzos de las sierras, a 3 km de Villa Allende (pronunciesé Vía Aende).
Es una Última cena versión cordobesa, donde podrán apreciar, aguzando el ojo, diversos elementos del folklore y la mitología de la “docta”: vino en tetra brick y en damajuana, sochoris y negritas, una cabeza de chancho, un vacío espectacular y El Maestro atacando un chivito completo al asador (no se preocupen los ortodoxos, la carne es kosher). Dos apóstoles lucen las camisetas de los clubes Belgrano y Talleres y un tercero, la de la Selección Nacional.
En resumen la obra es tan buena, que la pongo a pesar del origen del autor. Que la disfruten y se rasquen la cabeza tratando de ubicar a Judas entre los comensales.

Marcos López, fotógrafo, “Asado en Mendiolaza” –color/2001–100 x 280 cm. Hacer clic en la foto para verla ampliada.

6 De yapa
El salmo 59
Un sacerdote cordobés lleva en su auto a una hermosa monja que estaba haciendo “dedo” (auto-stop). Le ha prometido dejarla en el Convento de las Hermanas de Rosario (Sta. Fe) que le queda de paso.
Atraído por la belleza de su compañera de viaje le toca una pierna y le acaricia la rodilla haciéndose el distraído, y ella lo recrimina sin mucha convicción:
-Padre, por favor…, -dando un tono insinuante a sus palabras.
Las simpatías del Padre van en aumento y al rato insiste, por lo que ella le reprocha:
-Padre, que Dios todo lo ve…
-Y perdona, -replica él con astucia y ambos se ríen con la ocurrencia.
El clima entre los dos va creciendo, entre toques, insinuaciones y remilgos de la hermana, que a cada nuevo avance le dice al cura:
-Padre, las Escrituras, el Salmo 59.
Esto lo hace titubear, duda, retrocede y vuelve a avanzar; mientras los kilómetros pasan y Rosario está cada vez más cerca...
-¡Ay! Padre, el salmo 59… (jadeos) ¡Padre, el salmo 59…!
Hasta que llegan al convento y no queda otra que separarse, con cierto desconsuelo y una sensación de vacío entre ambos.
Sigue su viaje a toda velocidad, entre perturbado e intrigado, a las 2 cuadras frena enérgico, saca la Biblia de la guantera, va derecho al salmo 59 y lee: “Persevera y alcanzarás la Gloria.”
.

5 comentarios:

Santi el de Los Divagues dijo...

No sé si sabés, pero yo tuve una "última cena" como esa en Brasil, gracias a un cordobés que había tenido la genialidad de hacer 2000 quilómetros transportando desde Córdoba, en una conservadora, un vacío portentoso, como ese de la foto.
Sabía que en Brasil no es fácil encontrar buena carne. Hicimos amistad, y cuando el loco se volvía a la Argentina, nos invitó a esa su última cena. Nunca volví a probar una carne así.
Una cosa loca, porque el cordobés se llamaba Paul y era francés.
_________
Menos mal que la monjita no citó al Salmo 69. En el auto hubiera sido por lo menos incómodo.

FLACA dijo...

¡¡¡Están muy chistosos!!!...La verdad es que los chistes nunca me hacen reír, pero hoy sí,me reí. Muy bien contado el segundo chiste de cordobeses (¿tenés algo que ver con eso?).

Y,respecto a la imagen: si voy a tener una última cena yo quiero que sea como ésa, aunque después la gula me haga pudrir en el Infierno.

Un abrazo a los dos.

Marple dijo...

La foto está buenísima!
Encontré no sólo las modernas y graciosas versiones que se han hecho sobe la última cena, sino cuadros de pintores famosos que me sorprendieron.
Hay uno que creo que es del Giotto (ver Google, por las dudas)en el que, en la mesa hay una fuente con lo que parece un cordero.
Han investigado tanto ese cuadro de Leonardo que también se sabe el verdadero menú:)
También leí en la BBC que alguien que tiene tiempo, descubrió una especie de escala musical en el cuadro.
Seguiré investigando, en la próxima semana ,ya que mucho turismo no voy a hacer.
Me dedicaré a asistir a todas las ceremonias de la iglesia vecina:)

Fernando: no sé por qué le das tanta importancia a los asuntos católicos en tu calidad de ateo.

Feliz semana!!!


PD) no tenía idea de esos defectos que le atribuyen a los cordobeses. Con mi imaginación y mis lecturas, sólo los veo como muy chistosos.

andal13 dijo...

¡Qué herejía! ¡Me voy horrorizada!








(Me refiero a acompañar el asado con cerveza y a cortar el vino con soda, claro!)

Fernando Terreno dijo...

Santiago:
En la próxima edición cambio el salmo, está picando frente al arco.
Flaca:
Efectivamente, si la vamos a hacer, hay que hacerla bien, como nuestro señor nos ha enseñado.
Marple:
Hay un loco que estudió todas las "últimas cenas" y dice que el tamaño de las porciones va en aumento. Hay cada uno...
Yo tampoco lo sé, pero hay que hacer del humor una religión.
Andrea:
Sí, el cordobés es totalmente sacrílego. Le pone soda al vino y a la cerveza la "cortan" con naranjada y le llaman bandurria. Ambos son una asquerosidad total, y encima, nos gustan.
Gustos son gustos dijo una vieja, al fin al cabo el perro es mío y yo hago lo que quiero!
Un abrazo satánico.