domingo, 21 de marzo de 2010

Jorge Amado - Turcos en América

De cómo los turcos descubrieron América

Advertencia: esta entrada incluye palabras y dibujos de sexo explícito, de un nivel de voluptuosidad tan grande como el lector sea capaz de evocar o imaginar.

Jorge Amado escribió De cómo los turcos descubrieron América, una novela corta, ambientada en los tiempos del cacao y en las cercanías de Bahía. Fue escrita como parte de un proyecto para celebrar el Quinto Centenario del Descubrimiento (¿o la conquista?) de América, que incluía a Norman Mailer y a Carlos Fuentes. Si se hace caso omiso a cierto aire machista incluido, es corta, deliciosa y se regocijará con su lectura.
Originalmente tenía el nombre más largo que he conocido, de veintiséis palabras, sustituido por el otro mencionado –por razones evidentes- y por el más corto aún de Los Esponsales de Adma.

Un par de amigos sirio libaneses se establecen al sur de Bahía en la época del cacao. Uno de ellos alienta a un tercero a asociarse al negocio de su amigo. La oferta es muy atractiva pero incluye una condición: su hija Adma debe casarse con el comerciante…
La novela es muy divertida y está llena de ingenio. He seleccionado estos párrafos que no son, ni lejos, de los mejores, pero que no dudo estimularán la sana curiosidad y la tentación.

...Todo el mundo sabe y en los libros se proclama que la verdadera belleza de la mujer no se reduce a los encantos físicos ni a ellos cabe la primacía. La verdadera belleza de la mujer...
...consideró irrecusable la propuesta de Ibrahim: comercio bien montado, fortuna a la vista y mujer de excelente calidad. Pensaba en Samira, no en Adma.
Para Adma poco pedazo y mucha correa. A no ser que el esperpento poseyera, ella también, sus misterios, cajeta incomparable, de rechupete. ...
Para mantenerlo a la noche en casa, en el lecho matrimonial, ¿de qué artes o artimañas, se valía Adma...?
¿O sería Adma por acaso, como habían sugerido y sospechado algunos... una de aquellas predilectas a quienes Dios había concedido la gracia de la divina cajeta de rechupete, para libar?
...


JORGE AMADO, De cómo los Turcos Descubrieron América, 1994, Buenos Aires, Emecé Editores.

Por si hiciera falta más, le comento que en la primera hoja tiene unos dibujos de Carybé, (1911-1997), artista brasileño nacido en la Argentina, amigo personal de Amado e ilustrador de muchas de sus obras.

.

2 comentarios:

Santi el de Los Divagues dijo...

Vó, Fernando,tas hecho un degenerado. Te tomaste en serio lo que te dije de que te tenías que soltar más en el blog y se te fue la mano. Je Je. Las damas que te comentan siempre no se animaron a decir nada, huyeron despavoridas.
Ese Jorge Amado. Voy a ver si me puedo bajar ese libro en portugués porque no debe tener desperdicio.
Los brasileros podrían parafrasear al Che: "Hay que relajarse sin perder la ternura y la inocencia jamás". Bukowski, al lado de los brasileros es un nabo sombrío y resentido.

Fernando Terreno dijo...

Bien caros que me salieron tus honorarios y por seguir tus consejos me he quedado sin lectoras...!
Te voy a hacer jucio, te voy.
Como soy optimista, quiero creer que leyeron la advertencia y decidieron no continuar. Lo bien que hicieron.
Un abrazo
Fernando