jueves, 18 de marzo de 2010

La Bohemia

.

La Bohemia

En 1846-47 Francia estaba inmersa en una gran crisis económica y el descontento popular crecía imparable. La monarquía borbónica restaurada hacia 1815 a la caída de Napoleón había sido cambiada en 1830 por la de los Orleáns, pero el poder real lo detentaba la alta burguesía. En el 48 se desató una revolución que en poco tiempo se extendió al resto de Europa. Se proclamó la Segunda República Francesa, que duró sólo un par de años, y consiguió imponer algunas conquistas e instaurar el sufragio universal (masculino). Con el apoyo de la alta burguesía y de la iglesia católica resultó electo Presidente Luis Napoleón Bonaparte, el cual a los dos años, cuando la situación ya se había tranquilizado (en 1851), se proclamó Emperador.

Toda esta introducción para situarnos en el clima de efervecencia y movilización, de hambre y demandas que envolvía a París en general, al pueblo y a los artistas en particular hacia 1848. En ese ambiente, el escritor Henri Murger (1822-1861), que venía de fracasar como pintor e iba por el mismo camino con sus poesías, comenzó a publicar en forma de folletín, entre 1845 y 1849, en la revista Le Corsaire Satan, una novela llamada Scènes de la Vie de Bohème, donde retrataba la vida de pobreza de los escritores y artistas, que conocía de primera mano. Con esto empezó a hacerse conocido, él mismo la adaptó para el teatro y, para 1851, la publicó en forma de libro.


Parece seguro que el primero que dio a la palabra “bohemia” el significado que le damos actualmente fue Henri Murger en su novela, seguramente por analogía con la vida de “gitanos” (provenientes de esa región de Europa central) que llevaban sus personajes al tener que mudarse, a cada rato, de una pensión a otra por no tener con qué pagarla. Como movimiento social y político, la bohemia mantuvo una estrecha relación con las ideas socialistas y anarquistas de la época, mientras que como una visión del mundo invitaba al individualismo y a recuperar la libertad. El propio Murger estaba muy lejos de ensalsarla, de hacer un elogio de lo sórdido y de la miseria que sufrieron además de él, sus contemporáneos, Poe, Baudelaire y otros. Lo advierte claramente en este párrafo: “La Bohemia es una etapa de la vida artística; es el prefacio de la Academia, del hospital o del depósito de cadáveres”.
Entre las muchas composiciones y puestas que se inspiraron en la novela, la más conocida es la ópera La Bohème, de Giacomo Puccini, estrenada en Turín en 1896, treinta y cinco años después de su muerte. Murger falleció a los cuarenta años, en un hospital, diciendo: ¡Maldita sea la bohemia!



En un ensayo de Luis Arturo Hernández y Javier Hernández, Contraluces de Bohemia, encontré esta interesante referencia a los orígenes de la palabra.

"El bohemio, descendiente de los antiguos bohemos, gitanos pertenecientes a las tribus de los boyos que en Bohemia recibieron el nombre de «bojove», -gentilicio checo en el que bien podrían haber confluido, como si de clanes semánticos se tratara, las voces «boj» (guerra) y «buh» (dios), que en una regresión etimológica hacia su origen inicial y remoto en la India viene del término persa «baga» (Dios), de donde procede Bagdád (lo dado por Dios), que proviene a su vez del indi, lengua en la que significa alimento («bhaga»)-, pueblo nómada indoeuropeo de errabundos impenitentes que vagaban por el corazón de esta península de Asia que es Europa y perseguido hoy en día por los propios bohemios de origen eslavo con un encarnizamiento de perros de presa, atrapados en la paradójica paranoia de intentar atrapar, como la pescadilla que se muerde la cola, la propia sombra de Bohemia."

http://www.accionarte.com/kafka/html/ensayos/ensayos/ensayo15-hernandez-contralucesbohemia.htm
.

4 comentarios:

Biscuter dijo...

Gracias por esos datos tan precisos acerca del origen del vocablo "bohemia". Hace un tiempo leí un espléndido libro de Dan Franck titulado "Bohemios", donde la crónica del París de las vanguardias es una verdadera delicia. Lo recomiendo.

Dejaste hace poco un grato comentario en "Duelos y Quebrantos. Aprovecho la ocasión para agradecértelo.

Saludos

andal13 dijo...

Ah, mirá qué interesante, no sabía el origen de la palabra "bohemia". Y es una ópera preciosa, ya que estamos.

Marinarrosa dijo...

Para mí más que aleccionante fue removedor.
Recordé la canción de Charles Aznavour y cierto paseíto inolvidable.
Muy motivada, hice un post al respecto.

La primera vez que me enteré a través de una profesora de música que existía la ópera, fue cuando nos hizo escuchar algo de La Bohemia.

A pesar de lo que escribiste, todos tenemos una idea muy romántica del tema: hasta los bosques y castillos de Bohemia contribuyen a ello.

¿Los bohemios despreciados son los gitanos?

Fernando Terreno dijo...

Gracias a los tres por sus comentarios.
Acá en buenos Aires les decimos "bohemios" a los hinchas de Atlanta, pero no sé porqué.
Un abrazo