martes, 6 de noviembre de 2012

Más chistes judíos - Humor


1 Estacionamiento
Rebeca, después de estacionar el coche, le pregunta a su marido:
-Yankele, ¿quedé muy separada de la acera?
Y el marido le contesta:
-¿De cuál de las dos?

2 Libertad de cultos
Cuatro amigos estaban en plena ronda de mate. Uno católico, otro protestante, el tercero, mahometano y el cuarto, judío.
El católico dice:
-Tengo una gran fortuna... compraré el Citibank y lo donaré a mi iglesia.
El protestante, a su vez, dice:
-Soy rico, compraré la General Motors y haré lo mismo con la mía.
Enseguida, el mahometano dice:
-Soy un magnate, compraré Microsoft y la consagraré al Profeta.
Los tres miran al mismo tiempo, expectantes, al judío.
Abraham, muy tranquilo, da una larga chupada al mate, acomoda la bombilla, los mira y dice:
-¡No vendo!

3 Militarismo
El oficial le pregunta al recluta Isaac Katzenstein:
-¿Por qué debe el soldado sacrificar su vida por la Patria?
-¡Tiene mucha razón, teniente! ¿Por qué?

4 Terapia intensiva
El viejo Motl estaba agonizando, su larga vida llegaba al final.
El médico de guardia observaba como el anciano se dirigía a sus hijos, que lo acompañaban parados al lado de la cama.
-¿Dafna, estás ahí? Para ti hijita, las casas del barrio más residencial de la ciudad, te lo mereces porque siempre has sido una buena hija.
Móishele, querido hijo mayor... A tí te dejo los edificios del centro, gracias a tu esfuerzo, he podido crecer económicamente y viajar tres veces a Israel.
Iósele, ¿está Iósele aquí? Para tí ínguele (chiquito) las casitas del barrio obrero.
¡Cuántas propiedades que tiene don Marcos! -dice el médico.
-No, -responden los tres hijos- tenemos un reparto de soda a domicilio.

5 Primer día de escuela
Rebeca lleva a su hijo al colectivo escolar para su primer día de primaria.
-Pórtate bien, mi búbale -le dice. -¡Ten cuidado y piensa en tu mami, tátele! (papito).
Ven directo a casa en el bus, shein ínguele (lindo nenito). ¡Mami te quiere mucho, mi kétsele! (gatito).
Al final del día, llega el bus y ella corre a abrazar a su tesorito.
-Y ¿qué aprendió mi púpele en su primer día de clase?
-Que me llamo David.
 

El 2 me lo envió Alejandro T.
El 3 está tomado de Theodor Reik, Psicoanálisis del humor judío, que incluye además este comentario al mismo: La respuesta del soldado judío es una pregunta retórica. La plantea como sí el oficial hubiese expresado la misma duda que tiene el recluta. La patria o el país natal es para éste una abstracción mítica y casi una noción absurda. Hay una relación directa entre este chiste y el poema de Heine que contiene el verso: "Lebenblei wie das Sterben für das Vaterland issüss" ("Sobrevivir es tan dulce como morir por la patria").
Los demás han sido tomados de lugares que ya ni recuerdo, de modo que pido piedad a los cristianos, benevolencia a los judíos, paz a los mahometanos y sabiduría a los budistas, en caso de que sus autores pertenezcan  a alguna de esas confesiones. Si fueran ateos o agnósticos, ya que ellos no podrán consolarse con la esperanza de una justicia final, las disculpas son explícitas y las hago aquí.
. 

1 comentario:

Susana Peiro dijo...

¡Buenísisisisisimos! (Rebeca es de las mías!)