miércoles, 24 de junio de 2009

La religión es el opio de los pueblos

.

El autor de este artículo es Rolando "El Negro" Gómez, un tucumano errante, que reflexiona sobre las creencias y el pensamiento religioso. Lo reproduzco con su autorización.


EL GEIST DEL “OPIO” EN SU CONTEXTO

Hace unos pocos días, visitando EE.UU., entré a una librería y me compré un libro que me atrajo por su portada y título llamativos: se trata de “El ateo portátil” , del inglés Christopher Hitchens, publicado por la editorial Da Capo Press. El libro es en realidad un compendio de obras y/o fragmentos de obras de una larga lista de autores que incluye Benedicto de Spinoza, Karl Marx, Charles Darwin, Anatole France, Bertrand Russell, Omar Khayám, Carl Sagan, Freud, Salman Rushdie, Emma Goldman, y muchos otros, todos alrededor de un tema: la religión.
Me llamó mucho la atención el fragmento de Marx: está sacado de la Introducción a “Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel”, obra escrita en 1843.
Esta es la obra donde Marx escribió aquella famosa frase: “la religión es el opio de los pueblos”, que estoy seguro que todos la han escuchado, pero no tan seguro de que la hayan leído en su fuente. Ha sido reproducida millones de veces, vilipendiada, admirada y demonizada a la vez, pero creo poder asegurar que casi siempre sacada totalmente de su contexto, y juzgada casi exclusivamente por el timbre sonoro de las palabras “opio” y “pueblos” bajo los parámetros acústicos que esas palabras tienen en la sociedad de nuestra época; esto es, la asimilación con adicción, estupefacientes dañinos o narcotráfico la una, y a masas vulgares, incultas o ignorantes la otra.
Luego de leerla, decidí traducirla del inglés (no encontré “a mano” ninguna versión en castellano) y compartirla con ustedes en su contexto. Creo que vale la pena.
Acá va:

“El fundamento del criticismo irreligioso es: el hombre hace a la religión; no la religión al hombre. La religión es, efectivamente, la auto-conciencia y la autoestima del hombre quien, ya sea no se ha ganado a sí mismo, o se ha perdido a sí mismo de nuevo. Pero el hombre
(der Mensch) no es un ser abstracto, puesto fuera del mundo. El hombre es el mundo del hombre –el Estado, la sociedad. Este Estado y esta sociedad producen la religión, la cual es una conciencia invertida del mundo, porque están en un mundo invertido. La religión es la teoría general de este mundo; su compendio enciclopédico, su lógica en forma popular, su point-d´honneur espiritual, su entusiasmo, su sanción moral, su complemento solemne, y su base universal de consolación y justificación. Es la realización fantástica de la esencia humana, dado que la esencia humana no posee ninguna realidad verdadera. La lucha contra la religión es indirectamente, por lo tanto, la lucha contra ese mundo cuyo aroma espiritual es la religión.
El sufrimiento religioso es, en uno y al mismo tiempo, la expresión de sufrimiento real y una protesta contra el sufrimiento real. La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo descorazonado, el alma
(o el espíritu, der Geist) de una condición desalmada. Es el opio de los pueblos.
La abolición de la religión como la felicidad ilusoria de los pueblos es la exigencia de su real felicidad. La demanda de abandono de sus ilusiones acerca de su condición es la demanda de abandonar una condición que requiere de ilusiones. La crítica de la religión es entonces, en embrión, el criticismo de ese valle de lágrimas del cual la religión es su santa aureola.

Un antropólogo británico encontró que los miembros del pueblo Fang en Camerún creen firmemente en brujas que tienen un órgano interno de tipo animal, que en las noches se separa de ellas y vuela sobre los sembrados arruinando las cosechas, y que esas brujas se juntan a veces en orgías donde devoran a sus víctimas humanas. Muchos de esos campesinos jurarán que un amigo de un amigo, o un conocido, ha visto a esas criaturas en sus incursiones nocturnas, y que su existencia es una absoluta verdad indiscutible.
¿Cómo hay gente que puede creer semejantes cosas tan irracionales y sin sentido alguno?
Pues bien, hay gente que cree que algo terrible le va a pasar a uno si uno enciende un fuego exactamente un minuto después de que la primera estrella de la noche del viernes aparece en el firmamento, y que ese maleficio terrible es anulado solamente por la visión de la primera estrella en el firmamento del día siguiente. Hay otros que creen que hace unos dos mil años un hombre nació del vientre de una mujer que nunca copuló; es decir, nació sin padre biológico alguno, y que este hombre sin padre biológico murió, pero a los tres días volvió a la vida y desapareció, con cuerpo y todo, hacia el cielo. Hay gente que cree que un ser todopoderoso va a leer todos los papelitos escritos que se ponen entre las grietas de las piedras del muro de un antiguo templo, y que de alguna manera ese ser todopoderoso va a responder a los pedidos escritos en esos papelitos. Otra gente cree que la imagen de una mujer vestida con un manto apareció de la nada impresa en el poncho de un indígena mexicano, y que ese poncho se puede encontrar hoy en día acá en la ciudad de México.
Todas estas extrañas creencias dependen del entorno geográfico y social donde la persona se encuentra. Si nosotros -tanto ustedes como yo- fuéramos nacidos y criados en Kandahar, Yakarta o Mumbai, seguramente veríamos como irracional, o por lo menos muy extraño y ajeno, la creencia en algunas de las cosas que he mencionado arriba.
En la famosa frase de Marx sobre el opio me parece que lo de la droga es lo menos relevante. Lo que todavía al día de hoy es relevante es esa “conciencia invertida del mundo” que posibilita transformar en una virtud humana la actitud de creer en cosas extrañas, sin soporte e insoportables, sin ninguna evidencia de ningún tipo, y cuyo propósito es tratar de alcanzar una felicidad ilusoria en este valle de lágrimas, la sociedad humana.
.

11 comentarios:

MISS MARPLE dijo...

Fernando:
este artículo es interesantísimo. No quiero ser irresponsable emitiendo opinión antes de pensar bien sobre lo leído .
En algunas cosas no estoy de acuerdo, aunque ya sé que la frase ha sido malinterpretada.

Dejame pensar.Abarca mucha cosa el autor.

un abrazo

Vas tan apurado , o yo soy tan lenta, que no dije nada de las expresiones latinas, pero estaban muy buenas.Yo pensaba que "rerum novarum", quería decir "lo raro es renovador":)

América dijo...

Regreso en cuanto pueda,ya vi el articulo,Fernando como que tarde, mi cumpleaños es hoy.

joseluis dijo...

Fernando, este artículo es muy muy bueno y da para discutir mucho. por ahora te paso una frase que Nahue anotó en la pizarra de la cocina y parece que pertenece a otro Carlos:
"LA REVOLUCIÓN ES EL OPIO DE LOS INTELECTUALES"
Felicitaciones por la página.
joseluis (di bari)

MISS MARPLE dijo...

Fernando:
Leí "Cuestiones Cuánticas" y te copio una reseña del libro:

"Por primera vez se reúnen en un libro los escritos místicos de los científicos más eminentes de nuestra era, los padres fundadores de la Relatividad y de la Física Cuántica. Todos ellos, con un lenguaje asequible y ajeno a la terminología técnica, expresan su convicción de que la física y la mística, de alguna manera, son complementarias.

Ciertamente, el autor de la compilación, Ken Wilber, nos previene contra la ya abusiva tendencia a ligar la suerte de la mística con el nuevo paradigma de la ciencia. Son cosas diferentes que, precisamente en tanto que diferentes, pueden convivir. Pero queda intacta una pregunta: ¿qué fue lo que llevó a científicos tan diversos a compartir una visión mística de la realidad? Ello es que Heisenberg, Schrödinger, Einstein, Jeans, Planck, Pauli, Eddington, todos, sin excepción, acabaron teniendo una concepción trascendente del mundo donde la dualidad entre materia y espíritu quedaba sobrepasada. Y que esta concepción les vino como remate de una postura crítica y no irracional".


Pienso también que ¿a qué religión se refería Marx?
La religion islámica, las creencias religiosas de los japoneses, así como el Baghabad vita de los hindúes no incitan a ensoñar a sus creyentes, sino que más bien que los mandan a la batalla sin chistar.
También dentro de los católicos está la Teología de la Liberación que no es ningún opio y si lees atentamente el evangelio hay palabras muy duras Cristo que si fueran bien interpretadas revolucionarían socialmente el mundo tanto como Marx.
Y finalmente, muy a mi pesar, estoy de acuerdo con la frase que mencionó el opinante anterior.
Religión y marxismo pueden ser opio o no, depende del usuario... o de los vivos que dominan la conciencia de dichos usuarios :)

abrazos

PD) y a no despreciar la sabiduría de los pueblos llamados primitivos que, aunque se apoyen en creencias religiosas para sanar, tienen un conocimento de la Naturaleza que ya querrían tener todos los laboratorios del mundo.

marple dijo...

Fernandoooooo:

recién me doy cuenta que le pusiste la etiqueta "placeres"
Lo genial es que me lo tomé en serio!

Muy chistoso:)


un abrazo

América dijo...

EL ARTICULO ES CANDENTE...Fernando,es difícil omitir opinión,el espacio es tan amplio y toca puntos álgidos,como dice tu comentarista Joseluis y me viene ni que pintada "LA REVOLUCIÓN ES EL OPIO DE LOS INTELECTUALES"...Un abrazo.

Nanahuatzin dijo...

Hay un punto que usualmente pasamos por alto.

En la epoca de Marx, no existia el concepto de "drogadiccion", ni el opio era considerado como es ahora.

Era solo un balsamo para quitar el dolor, y que tambien servia para tener dulces ensoñaciones, sin ninguna de las connotaciones negativas que tenemos ahora.

Era una medicina de los ricos, de los intelectuales.. que podia llevar a la perdición si se abusaba de ella.. pero no por la droga en si, sino por fallas personales.

Una pequeña lección es que siempre que leamos algo de un autor que tenga mas de 40 años... puede estar refiriendose a una cultura distinta a la nuestra.. y puede ser mal interpretado.

Fernando Terreno dijo...

Para Nanahuatzin:
Muy atinada la observación, en realidad a mi me sorprendió la mirada benevolente de Marx sobre el tema (partiendo del concepto de bálsamo o alivia dolores).

Gracias a todos por animarse a comentar y exponerse a ser excomulgados...

Fernando

Judith dijo...

HOLA: EN VENEZUELA ESTE DICHO DE MARX ES ACTUALIDAD.
LA IGLESIA VENEZOLANA, UBICANDO LA FRASE FUERA DE CONTEXTO, ARREMETE CONTRA EL GOBIERNO DE CHÁVEZ, EN TODAS LAS IGLESIAS DEL PAÍS, EL DISCURSO DEL SACERDOTE AYER JUEVES SANTO,SE BASÓ EN ESTA FRASE, DECLARANDO LA IGLESIA QUE EL GOBIERNO ES ENEMIGO DE LA RELIGIÓN POPRQUE HABLA DE MARXISMO. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD, TENEMOS UN PRESIDENTE SUMAMENTE CATÓLICO, YO NO LO SOY TANTO...CREO QUE SE LE DEBERÍA ENTREGAR A CADA PÁRROCO UNA COPIA DE ESTE ARTÍCULO TAN INTERESANTE Y OBJETIVO.

Fernando Terreno dijo...

Judith:
Casualmente, hoy sábado 3 de Abreil de 2010, ´vi un interesante artículo en el diario sobre un Congreso sobre el ateísmo en Mar del Plata -Argentina-, del que te pego el link:
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-143201-2010-04-03.html

En cuanto al artículo, su autor es Rolando Gómez que está radicado en México y colabora ocasionalmente en La Jornada.

Saludos

Anónimo dijo...

fernando a mi consiceracion te falto añadir "algunos creen q el ser humano procede de lo q alguna vez fue un simple ajolote o mas alla todavia del polvo cosmico producido por alguna explocin en elgun lugar del universo"