sábado, 14 de marzo de 2009

De Einstein a Palermogólivu

.


En febrero de 1923 Einstein visitó Barcelona invitado a un curso de intercambio de Altos Estudios dirigido por el Ingeniero Rafael de Campalans, que lo agasajó con una cena en su casa con numerosos invitados. Veamos algunas sugerencias del menú, totalmente redactado en latín:

-Homo platonicus secundum Diogenem cum jure Michelsoniense
-Malum parvum cum Doppler effectu
-Caffea sobraliensis cum spirituosibus liquoribus et vectoribus tabacalibus

Dos físicos catalanes, Emma Sallent y Antoni Roca, intrigados con el tema se ocuparon de descubrir en qué consistían los platos de aquel banquete. Primero tradujeron del latín y luego descifraron el enigma:
·Hombre platónico según Diógenes con salsa a la Michelson, resultó ser: Pollo.
Platón definió el hombre como un bípedo sin plumas. El filósofo cínico Diógenes, para burlarse, le envió un pollo desplumado. La salsa Michelson es en honor del físico alemán, que midió la velocidad de la luz y demostró que era constante, con lo que se desechó la existencia del “éter”. (En realidad lo hizo a medias con Morley, ver el experimento de Michelson y Morley)
·Manzanas pequeñas con efecto Doppler: Sidra. Un homenaje a Doppler, físico austríaco de principios del 1800, con muy importantes estudios sobre las ondas (de uso en los actuales ecógrafos).
·Café de Sobral, con licor espirituoso y tubo de tabaco. En síntesis, un café con licor (lo que los españoles llaman un carajillo) y cigarros.
El nombre Sobral, es por la localidad del Brasil donde la expedición británica observó el eclipse de sol de 1919 y verificó una de las predicciones de la Teoría de la Relatividad General de Einstein, el desvío de la luz por los objetos de masa grande.

“Toda la cena fue un homenaje al espíritu esencialmente jocoso del gran físico y también de sus anfitriones”, según apunta el Bioquímico Santiago Grisolía en un artículo para el diario ABC de España en el 2006.
Y pensar que algunos nos reímos de los enigmáticos menús de los comederos de Palermogólico*, donde “Nuestra ternera en su pan rallado y huevo, bañada en aceite bien caliente” viene a ser una milanesa de costo astronómico. Nos resulta divertido e ingenioso el menú de los catalanes mientras ridiculizamos a los telúricos “Gnocchi de papín andino con delicada salsa de carne en trozos pequeños guisada en su propio jugo” (ñoquis con estofado) mientras disfrutamos a Peter Capusotto y sus videos.
En nuestro “anacrónico populismo” no vemos el evidente aporte científico por parte de la “tilinguería de clase mierdia argentina” o de la sub-especie “aristocraticus crapulensis macristis”. ¡Un poco de indulgencia Compañeros, y si no, que caigan la ira de dios y la del obispo Baseotto sobre los dueños de conductas tan reprochables!



*Palermogólivu / Palermogólico deformación de Palermo-Hollywood, denominación para la gilada del antiguo barrio de Palermo / contracción de Palermo y Mongólico que alude a la supuesta discapacidad intelectual de la fauna que transita la zona.

De yapa una frase que se atribuye a Alberto Einstein: El universo es finito, la que es infinita es la estupidez humana.
.

4 comentarios:

Miss Marple dijo...

Qué buen diseño!!!
No soy tan estúpida para pensar que la forma mejorará el contenido del blog, pero...ayuda.
La anécdota está genial. Me hace pensar que hasta los grandes cerebros gastan sus neuronas en trivialidades.
Por otro lado, gracias por la información. Ahora ya sé dónde no comeré cuando visite Buenos Aires.

Buen fin de semana

América dijo...

Siguiendo la estela del post de Susana ,(aunque su post tiene su propia personalidad),me acerque a leer mas sobre este genio,encontrando una anécdota que dentro de todo nos habla del aspecto humano que todos para bien tenemos me encanto!

andal13 dijo...

¡Einstein era un grosso, no hay caso, y quienes diseñaron el menú no le iban en zaga!


Por la tarde, podríamos tomar la secreción de las glándulas mamarias de Bos taurus à la Pasteur, aderezada con una molienda de semillas de Coffea arabica previamente tostadas, con un toque de sacarosa de Saccharum officinarum.



... y si llueve, lo acompañamos con unas tortas fritas!!!

Leo Carballo dijo...

Caramba, no me atrevo a preguntar cómo se denomina el tintillo de fonda. Percibido el cambio de estilo, saludo la conveniencia de las notas, que me disgusta llamar "posts". Un abrazo.
P.S.En tu respuesta anterior,"grcs" significa gracias o garcas?