lunes, 4 de mayo de 2009

¿De qué color es el Río de la Plata?

.

Para Leopoldo Lugones, color de león.

A Buenos Aires
Primogénita ilustre del Plata,
en solar apertura hacia el Este,
donde atado a tu cinta celeste
va el gran río color de león.

Bella sangre de prósperas razas
esclarece tu altivo salvaje
...

Para Alfonsina Storni, arena pálido.

Río de la Plata en arena pálido
¿De qué desierto antiguo eres memoria
que tienes sed y en agua te consumes
y alzas el cuerpo muerto hacia el espacio
como si tu agua fuera la del cielo?

Porque quieres volar y más se agitan
las olas de las nubes que tu suave
yacer tejiendo vagos cuerpos de humo
que se repiten hasta hacerse azules.
...

Para la foto satelital que encabeza esta entrada, es ligeramente rojizo. Se trata sólo de una interpretación artística que se obtiene a partir de la información digital infrarroja de los sensores del satélite y que los cartógrafos agrupan y convierten a colores visibles elegidos por ellos. Para mejor ubicarse, lo que se ve arriba a la derecha es la Bahía de Samborombón. Abajo de las dos nubes que hacen sombra sobre el río, está Colonia del Sacramento. Es decir el SUR está arriba. El agua dulce forma una línea entre Montevideo y Punta Piedras, donde empieza la bahía. De acuerdo al viento la posición de esa línea varía y los montevideanos tienen más o menos agua de mar que la que se ve en la foto. El límite "político internacional" del río va desde Punta del Este hasta Punta Rasa (San Clemente) donde la bahía termina.
.

2 comentarios:

marple dijo...

Fernando:
bienvenido sea el juego.

Opiné sobre el Rio Uruguay y el Paraná pero no estoy segura de nada sobre ellos.
Sobre el Río de la Plata, te cuento lo que yo he visto desde la costa: El agua cambia de color.
La he visto verde, celeste, más azul y a veces medio marrón.
En los veraneos , es común la pregunta ¿de qué color está hoy el agua?
Bueh...supongo que vos ya sabés todo esto.

un abrazo

Ni mires mis blogs...de nuevo en PC prestada, y con algunas preocupaciones que no me dejan inspirarme.

Santiago dijo...

Hola:
Lo mismo que dice Marple. Cambia todos los días. A veces está tan marrón que parece el Paraná y hasta la espuma de las olas es marrón u ocre. A veces está verde y transparente como la del océano, o azul piedra, aunque pocas veces te ves los pies debajo. Yo vuelvo del trabajo todos los días por la rambla y siempre es una sorpresa, no sólo el color, sino el estado de ánimo del rio. Hoy es un espejo quieto y mañana te puede tirar con la fuerza de las olas que pasan sobre la calle.
Abrazo.