martes, 5 de mayo de 2009

Gualeguay, Negro o Hum (ROU), Bermejo, Pilcomayo

.

Continuando con su desenfreno expansionista La Pulpera sigue extendiéndose por la Cuenca del Plata y atesorando ríos y arroyos.

Si hay un poeta que no podía faltar en este recorrido es Juan L. Ortiz, nombrado por sus colegas “el poeta del río”. El poema que sigue, posiblemente, se refiere a la orilla del Río Gualeguay.

Rosa y dorada...
Rosa y dorada
la ribera.
La ribera rosa y dorada.
Febrero,
y ya estás,
belleza última, en el cielo y el agua.
Etérea,
pero ya estás,
vapor flotante de un sueño
que parece de flor y es de un lúcido pensamiento
que se busca
y se suspende
mientras el cielo es un ardor sensible.
Por los caminos pálidos, entre la hierba oscura,
el alma es un olvido hacia una orilla eterna.


El hermoso Río Negro (Hum en charrúa), atraviesa toda la República del Uruguay de este a oeste y la divide en dos partes casi iguales. Con él no hay dudas, es efectivamente negro, debido seguramente al color de las rocas sobre las que corre.
A él y otros ríos le cantó Juan Zorrilla de San Martín en su poema Tabaré, que seleccionó Miss Marple, amable y paciente lectora.

Serpiente azul de escamas luminosas
que, sin dejar sus ignoradas cuevas,
se enrosca entre las islas, y se arrastra
sobre el regazo virgen de la América,
el Uruguay arranca a las montañas
los troncos de sus ceibas
...

Que va a cruzar entre los negros toldos
para nunca volver:
pura como, las aguas transparentes
que duermen en el Hum
cuando en los aires enmudece el viento
del Paraná-guazú.
Vamos con tus hermanos no me hieras,
...


Jaime Dávalos, le escribe este poema a un afluente del Bermejo (ver foto).

Río Mojotoro
...
Hachero de las barrancas,
Háchame para techar,
el rancho del amor verde
con vigas de cedro,
cebil y nogal.

¡Mojotoro!... ¡Toro!... ¡Toro!...
brillas castaño en el sol...
y por la noche la caña,
¡jadea tu canto de azúcar y amor!


Y para terminar, el gran Manuel J. Castilla

Orillas del Pilcomayo
Vuelvo a mirar de nuevo el Pilcomayo
y el paso solitario de una garza blanquísima
derrumba entre mis ojos
una nevisca rosa en el crepúsculo.
Sobre esta tierra lisa,en este chaco,
entre piedras blancas de arena que nos pierden
...

3 comentarios:

FLACA dijo...

¡Qué buena síntesis de nuestra hidrografía!... Me encantan los ríos, casi tanto como el mar. También muy buena la selección poética. Un abrazo.

Santiago dijo...

Es muy lindo navegar por el Hum en bote. Es oscuro, pero no es turbio, no es barroso y es de corriente lenta, aunque fuerte. Sí, es negro pero en las zonas donde hay playitas de arena, se aclara un poco.

andal13 dijo...

Nuestro país no tiene nombre; el río Uruguay se lo presta... "República Oriental del Uruguay" indica una ubicación geográfica, más que un nombre.
Y como el río Negro atraviesa completamente el territorio de este a oeste, una vez uno dijo que el país bien se podría llamar "República Partida por el Negro".