viernes, 17 de julio de 2009

Frases de teatro -2-

.


Continuamos con las frases de obras de teatro, que por cualquier razón quedaron para siempre en nuestra memoria. Las de esta ocasión fueron elegidas por dos “animales de teatro” con muchas puestas en su haber: María Inés Azzarri (La niña cautiva, Cementerio de automóviles, La casa de Bernarda Alba, etc.) y Naón Soibelzohn (Estado de sitio, La noche, Verde Julia, Alicia a través del espejo, Homo dramáticus, etc.)


Jimmy Porter: -…La injusticia de este mundo es casi perfecta. ¡Tienen hambre los que no lo merecen, reciben amor los que no lo merecen, se mueren los que no lo merecen!

Recordando con ira, 1956, John Osborne.
Se puso muchas veces en la Argentina. Naón Soibelzohn, que seleccionó la frase de hoy, también la dirigió. El estreno en Buenos Aires fue en 1958, en el teatro Odeón, bajo la dirección de Osvaldo Bonet, con Alfredo Alcón y María Rosa Gallo. La repuso el mismo O. Bonet en 1974, con A. Alcón y Cristina Banegas.
En el cine y teatro inglés fue dirigida por Tony Richardson, (1958), con Richard Burton en el papel de Jimmy.


Julieta: -Solo tu nombre es mi enemigo. ¿Qué es Montesco? No es mano, ni pie, ni brazo, ni rostro, ni parte alguna que pertenezca al cuerpo de un hombre. ¿Qué hay en tu nombre? Lo que llamamos rosa, tendría el mismo perfume si se llamara de otra manera. Lo mismo Romeo, aunque Romeo no se llamara, conservaría los tesoros que posee. ¡Desecha tu nombre y a cambio de ese nombre, tómame entera!

Romeo: -Juro por esa luna que alumbra la copa de los árboles…
Julieta: -No jures por la luna, esa inconstante…
Romeo y Julieta, 1595, William Shakespeare, Acto II, Escena II


Rey Ricardo: -¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!
...

La tragedia de Ricardo III, 1592, William Shakespeare, Acto V, Escena IV


5 comentarios:

MISS MARPLE dijo...

Siempre me ha fascinado la escena del balcón de Julieta especialmente por esa frase sobre el tema de los nombres y los apellidos. Hay que ser un genio como Shakespeare, para decirlo así, (referido al nombre de la rosa).Creo que la tragedia de Romeo y Julieta siempre se asocia con un romance desgraciado, y en realidad tiene que ver con una crítica a la sociedad de los tiempos del autor. (pah...capaz que me mandé un disparate, pero los críticos de arte me importan muy poco).
Güeno... la triste realidad es que los nombres y sobre todo los apellidos significan mucho.
Si el mundo fuera una película creo que los protagonistas siempre son los mismos y hay otros que siempre nos toca trabajar de extras. El nombre de éstos, que son lo que hacen los trabajos difíciles, no aparecen en los títulos finales:)
De ahí, a hablar sobre lo que significa la democracia representativa hay un paso y no creo que sea bueno sacarle la magia a las palabras de Julieta con temas sin solución aparente y más viejos que la historia, auque ahora que estoy leyendo,de nuevo, lo dice la frase de la otra obra mencionada.

un abrazo

Fernando Terreno dijo...

Dear Miss:
El mérito de la elección de esas frases es de María Inés Azzarri. Cuando me las mandó vi "Romeo y Julieta" y me sorprendí. Pero cuando la leí, me quedé más sorprendido por eso que vos señalás. Incluso, la de la luna inconstante, también es muy hermosa.
Vi un par de veces la obra, pero confieso no recordar nada, precisamente por eso de creer que se trataba de una novela rosa y no ver más allá. Para colmo de males, la última vez, fue una versión que dirigió Alicia Zanca y que era muy floja, siendo benigno con el comentario.
Vos que investigás todo, ¿sabés si el nombre de la novela de Ecco tiene que ver con ella?
Un abrazo.

Fernando Terreno dijo...

Dear Miss:
Me olvidé de comentarte que la otra frase, la de la injusticia, me sonó tan perfecta como ella misma señala.
Y otra perlita, de esa Ira, vienen "los jóvenes iracundos", el nombre del conjunto de rock "Los iracundos" y toda la "iracundia" posterior viene de un perodista que le hizo una entrevista a J. Osborne y utilizó el "anger" para titular...

MISS MARPLE dijo...

Fernando:
segúnla Wikipedia Eco dijo que
el título se le había ocurrido casi por casualidad, y la figura simbólica de la rosa resultaba tan densa y llena de significados que, como dice en Apostillas: «ya casi los ha perdido todos: rosa mística, y como rosa ha vivido lo que viven las rosas, la guerra de las dos rosas, una rosa es una rosa es una rosa es una rosa, los rosacruces, gracias por las espléndidas rosas, rosa fresca toda fragancia.» Para Eco, esa carencia de significado final debida al exceso de significados acumulados respondía a su idea de que el título «debe confundir las ideas, no regimentarlas.

El libro termina así:

"Hace frío en el scriptorium, me duele el pulgar. Dejo este texto, no sé para quién, este texto, que ya no sé de qué habla: stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus".
Adso de Melk

Al enigma del título se unía el del verso en latín que cerraba la novela. A este respecto, el autor explica en Apostillas que, aunque el lector hubiese captado las «posibles lecturas nominalistas» del verso, esa indicación llegaría en el último momento, cuando el lector habría podido ya escoger múltiples y variadas posibilidades. Responde acerca del significado del verso, diciendo que es un verso extraído de una obra de Bernardo Morliacense, benedictino del siglo XII que compuso variaciones sobre el tema del ubi sunt, añadiéndoles la idea de que de todas las glorias que desaparecen lo único que restan son meros nombres.
De la rosa solo queda el nombre desnudo.

un abrazo

Fernando Terreno dijo...

Muchas gracias. Un lujo tus ecos de Eco y sus comentarios.
Un abrazo
Fernando